29 septiembre 2009

Economía "verde" y "sustentable" es costosa para países tercer mundo




votar


Los líderes de China y la India sienten menos entusiasmo que las elites occidentales por la lucha contra el calentamiento global. Desde su punto de vista, el desarrollo económico no es un crimen de lesa humanidad sino la única solución concebible para sus problemas sociales más acuciantes.

De todas las ideologías existentes, la más reaccionaria es la reivindicada por quienes dicen creer que el hombre está destruyendo la madre tierra con sus sucias actividades económicas y que a menos que modifique su conducta muy pronto nos espera lo que hace un par de días el presidente norteamericano Barack Obama calificó de "una catástrofe irreversible". De estar en lo cierto los que piensan de este modo, los habitantes de los países ricos tendrán que resignarse a un nivel de vida mucho más espartano que el actual, mientras que los del resto del mundo se verán obligados a abandonar hasta nuevo aviso sus sueños de desarrollo. Al fin y al cabo, los cambios que resultarían necesarios para reemplazar la economía actual por otra debidamente "verde" y por lo tanto "sustentable" no serían nada baratos. Se habla de inversiones que alcanzarían vaya a saber cuántos billones de dólares pero, si la situación es tan calamitosa como afirman Obama, el mandatario francés Nicolas Sarkozy, el titular de la ONU Ban Ki-moon y otros dignatarios casi tan eminentes, no hay más alternativa que la de poner manos a la obra sin preocuparnos por los costos.

Cuando de las vicisitudes meteorológicas se trata, Obama y compañía son legos. Deben su convicción aparente de que el mundo está en vísperas de un apocalipsis climático a lo que llaman "la ciencia", pero sucede que entre los especialistas no hay un consenso sobre lo que está sucediendo o sobre las causas. Algunos sí están convencidos de que el planeta está calentándose con rapidez alarmante como resultado de las emisiones de dióxido de carbono, pero otros señalan que en los años últimos la temperatura global se ha reducido y dudan de que las emisiones industriales hayan incidido tanto como aseveran sus adversarios.

.
Los debates entre quienes insisten en que el hombre está arruinando el clima pero pronto recibirá su merecido y los escépticos suelen ser tan amargos como aquellos que en otras épocas protagonizaron comunistas y liberales o los fieles de distintos credos religiosos. Mientras que aquéllos tildan de "negacionistas" a quienes cuestionan las advertencias terroríficas de los resueltos a combatir el clima cueste lo que costare, éstos acusan a sus contrincantes ya de ser víctimas de un fraude grotesco basado en modelos computerizados poco confiables y estadísticas fraguadas, ya de estar motivados por el odio hacia el capitalismo globalizado. Puesto que entre los partidarios más vehementes de la causa ecológica se encuentran muchos marxistas y anarquistas que acaso saben muy poco de meteorología pero sí son perfectamente capaces de entender que militar a favor de un medio ambiental más limpio les permite ensañarse con un statu quo que no les gusta del todo, la idea de que el movimiento que personajes como Obama, Ban Ki-moon y Sarkozy quisieran liderar tiene más que ver con la política que con "la ciencia" dista de ser disparatada.

En opinión de ciertos especialistas que ofician de gurúes de los comprometidos con la campaña contra el cambio climático, por razones ecológicas el mundo sencillamente no puede asegurar a sus habitantes humanos un estándar de vida equiparable con el disfrutado por el grueso de los norteamericanos, europeos y japoneses actuales. Si es así, los desafíos que enfrentamos son colosales. ¿Cómo obligar a los relativamente ricos a decir adiós al bienestar material por lo general modesto al que se han acostumbrado? ¿Qué hacer con los miles de millones de africanos, asiáticos y latinoamericanos pobres, pero en ocasiones igualmente contaminantes ya que desde el punto de vista de los ecólogos las vacas son tan nocivas como los autos, que aspiran a emularlos?

Por lo demás, muchos políticos de países tercermundistas en que los desastres climáticos siempre han sido frecuentes se han puesto a reclamar a los ricos que los compensen por los daños que, de acuerdo con "la ciencia", han provocado. Su planteo es lógico. Si es verdad que las emisiones carbónicas estadounidenses y europeas han causado inundaciones devastadoras en Bangladesh y la desertificación de regiones enteras de África, los culpables de cambiar el clima deberían encargarse de todos los costos. ¿Estarían dispuestos los ricos no sólo a asumir tamaña obligación sino también a desmantelar las partes contaminantes de sus propias economías a sabiendas de que supondría la pérdida de cantidades enormes de fuentes de trabajo? Por supuesto que no lo estarían. Cualquier gobierno que se lo propusiera no tardaría en verse derribado.


Por motivos evidentes, los líderes de China y la India sienten menos entusiasmo que las elites occidentales por la lucha contra el calentamiento global. Desde su punto de vista, el desarrollo económico no es un crimen de lesa humanidad sino la única solución concebible para sus problemas sociales más acuciantes, los vinculados con la extrema pobreza. Aunque el presidente chino ha dicho que procurará asegurar que sus compatriotas produzcan menos dióxido de carbono, es poco probable que cumplan. En cuanto a los indios, se han resistido a comprometerse con cualquier meta fijada por los demás. Por tratarse de dos países de más de mil millones de habitantes cada uno, a menos que ambos sufran una caída económica atroz, en los años próximos emitirán cantidades tan colosales de gases contaminantes que aun cuando los occidentales regresaran a las cuevas su sacrificio noble sería en vano.

Como hace sospechar la reducción reciente de la temperatura promedio de la Tierra, además de la evidencia anecdótica supuesta por inviernos excepcionalmente gélidos en América del Norte y partes de Europa, convendría tomar en cuenta la posibilidad planteada por los meteorólogos escépticos de que el calentamiento global que comenzó a causar alarma hace aproximadamente diez años -como el enfriamiento global que motivó angustia en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado- haya sido un fenómeno natural y que la eventual incidencia de las emisiones carbónicas haya sido muy pero muy escasa. En tal caso, los esfuerzos tremendos por enverdecer sus economías respectivas que tantos gobiernos se han comprometido a emprender sólo servirían para limitar la capacidad del hombre para atenuar el impacto de los cambios climáticos que, a pesar de los intentos inútiles -pero tremendamente costosos- por impedirlos, seguirían produciéndose con tanta frecuencia como en el pasado.

Fuente: Río Negro (Argentina)

27 septiembre 2009

Científicos confirman capa de hielo descubierta en Marte es 99% agua pura




votar


Recientes imágenes de cráteres de impacto tomadas por la cámara HiRISE del Mars Reconnaissance Orbiter revelaron hielo de agua sub-superficial a medio camino entre el Polo Norte y el ecuador de Marte. Luego de que el módulo de aterrizaje Phoenix fotografiara hielo subterráneo en el lugar en que la capa superior del suelo fue alterada en el sitio de aterrizaje cerca del polo norte, estas nuevas imágenes —tomadas en rápida sucesión, con lo que se observa cómo se sublima el hielo— son las primeras que muestran evidencia de agua helada en latitudes mucho más cercanas al ecuador. Como sorpresa, el hielo blanco puede estar compuesto de un 99 por ciento de agua pura.

“Sabíamos que no había hielo debajo de la superficie a altas latitudes de Marte, pero creemos que se extiende mucho más cerca del ecuador de lo que se podría pensar, en base en el clima de Marte hoy en día”, dijo Shane Byrne, de la Universidad de Arizona, un miembro del equipo de la cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment, o Experimento Científico de toma de Imágenes de Alta Resolución).




Los cráteres son de tamaños que van desde 1,5 a 8 metros de profundidad, en cinco sitios diferentes de Marte.

“El otro sorprendente descubrimiento es que el hielo expuesto en la parte inferior de estos cráteres de impacto de meteorito sea tan pura”, dijo Byrne. “Se pensaba antes que el hielo se acumula debajo de la superficie entre los granos del suelo, por lo que sería una mezcla de 50-50 de polvo y hielo. Pudimos averiguar, teniendo en cuenta el tiempo que le tomó al hielo desaparecer de la vista, que la la mezcla es de aproximadamente uno por ciento de polvo y 99 por ciento de hielo “.

Los científicos utilizaron varios instrumentos de la nave MRO para tomar una serie de imágenes, detectar el brillante hielo expuesto en los nuevos cráteres y confirmar su alta pureza. Los cráteres son de tamaños que van desde 1,5 a 8 metros de profundidad, en cinco sitios diferentes de Marte.

Las imágenes fueron tomadas en la región de Arcadia Planitia, ubicado al noroeste de la región de Tharsis en las tierras bajas del norte, a 40-60 ° Norte y 150-180 ° Oeste. Las imágenes de HiRISE tomadas antes y después muestran un fresco cráter de meteorito de 12 metros, y revelan cómo se desvaneció con el tiempo el hielo de agua expuesto en el cráter. Las imágenes, de 35 metros de ancho, se tomaron en noviembre de 2008 y enero de 2009.

El descubrimiento de estos “blancos” cráteres de impacto comenzó en agosto de 2008.

El hielo de agua es inestable en la superficie de Marte y se convierte directamente en vapor en la atmósfera.

Análisis de granulidad y viscosidad del agua detectada por la sonda HIRISE.

El descubrimiento de estos “blancos” cráteres de impacto comenzó en agosto de 2008, cuando el equipo de la cámara de Context de la nave examinaron sus imágenes buscando manchas u otros cambios que no fueran visibles en las imágenes anteriores de la misma zona. Los meteoritos suelen dejar marcas oscuras cuando se estrellan contra el terreno cubierto de polvo de Marte. En septiembre de 2008, el equipo de HiRISE siguió tomando imágenes de alta resolución de las manchas oscuras.

“Vimos algo muy inusual al hacer un seguimiento de la primera de estas cráteres de impacto”, dijo Byrne, “y era este material de color azul brillante asomando desde el fondo del cráter. Se parecía mucho al hielo de agua. Y, por supuesto , cuando se inició el seguimiento de este material, se desvaneció como se esperaría que desapareciera un hielo de agua, porque el hielo de agua es inestable en la superficie de Marte y se convierte directamente en vapor en la atmósfera “.

Unos días más tarde, en septiembre de 2008, el equip “CRISM” de la nave utilizó su Compact Reconnaissance Imaging Spectrometer y tiene la firma espectral de hielo de agua expuesto en uno de los cráteres de impacto, además de alzarse con el descubrimiento. “Todo esto tuvo que ocurrir muy rápidamente, porque 200 días después de que viésemos por primera vez el hielo, éste se había ido, estaba del color de la tierra”, dijo Byrne. “Si hubiéramos tenido imágenes del HiRISE de apenas unos meses después, no habríamos notado nada raro. Nos hubiésemos pasado por alto este descubrimiento”.

Las imágenes fueron tomadas en la región de Arcadia Planitia, ubicado al noroeste de la región de Tharsis en las tierras bajas del norte, a 40-60 ° Norte y 150-180 ° Oeste.

Hasta qué punto se extiende el hielo de agua hacia el ecuador depende en gran medida de la cantidad de agua disponible en la atmósfera marciana en un pasado reciente, dijo Byrne: “El hielo es una reliquia de un clima más húmedo no hace mucho tiempo, tal vez sólo varios miles de años atrás”.

Existen varias teorías acerca de cómo se puede haber formado una capa de hielo puro por debajo de la superficie de Marte. Byrne dice que él cree que una de las ideas más prometedoras es que este hielo en Marte se formó en la misma forma que las capas de hielo puro bajo la superficie de la Tierra.

Es donde hay películas muy delgadas de agua líquida en torno a los granos de hielo y tierra, que emigran para formar lentes de hielo transparente en la parte superior de la capa de hielo, incluso a temperaturas bajo cero. Este proceso se llama “levantamiento por congelación” en la Tierra , y es considerado una molestia en la mayoría de los sitios donde se produce, ya que agrieta las carreteras, inclina las paredes y destruye los cimientos de las casas.

“Pero en Marte sería de gran interés si podemos descubrir un proceso donde el agua líquida participa en el clima actual, y no sólo en algunas de las zonas más cálidas del planeta, sino en algunas de las zonas más frías del planeta en regiones de latitud alta”, dijo Byrne.

Fuente: Universe Today

26 septiembre 2009

ISRO y NASA entregan más detalles del hallazgo de agua en la Luna




votar


Expertos de la Nasa han entregado nuevos antecedentes sobre el hallazgo de moleculas de agua en las regiones polares de la Luna. En una conferencia que se realizó en la sede del organismo en Washington, EE.UU., los especialistas calificaron como una especie de santo grial la búsqueda de presencia de agua en la superficie lunar.

Los expertos detallaron que los instrumentos del Moon Mineralogy Mapper (M3) ubicados en la sonda india, fueron capaces de revelar con exactitud la presencia en la superfice sólida de la Luna de móleculas compuestas por átomos de oxígeno e hidrógeno, que conforman las móleculas de agua. Los hallazgos fueron publicados en la actual edición del la revista científica Science.

El M3 fue lanzado al espacio el 22 de octubre de 2008, a bordo del Chandrayaan-1, de la Organización India de Investigación Espacial (ISRO), y entregó información visual, que fue corroborada con los datos infrarrojos del espectrómetro cartográfico de la nave espacial Cassini de la NASA, y por las imágenes en alta resolución entregadas por la nave espacial de Epoxi, también de la NASA. Esos análisis permitieron confirmar el hallazgo, y definir el mapa de agua de la Luna.

La abundancia de agua depende de la temperatura de la zona



Imagen del espectrómetro cartográfico M3 a bordo de la sonda Chandrayaan-1

"Nuestro análisis confirma de manera inequívoca la presencia de estas moléculas en la superficie de la luna y pone de manifiesto que toda la superficie parece ser hidratados durante al menos una parte del día lunar", indicó Jessica Sunshine, de la Universidad de Maryland, e investigadora principal de EPOXI y científica en el equipo de M3.

Los expertos indicaron además que, la confirmación de la existencia de moléculas de agua en las regiones polares, plantea nuevas preguntas sobre el origen de la mineralogía de la Luna, lo que será materia de estudios en los próximos años.

"El hielo de agua en la Luna ha sido una especie de santo grial para los científicos lunares durante un tiempo muy largo", dijo Jim Green, director de la División de Ciencias Planetarias en la sede de la Nasa en Washington. "Este hallazgo sorprendente se ha logrado mediante el ingenio, la perseverancia y la cooperación internacional entre la NASA y la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO)", aseguró.

Fuente: NASA

25 septiembre 2009

NASA confirma la existencia de agua en Marte y en la Luna




votar


Tres equipos científicos de la NASA presentaron hoy en la revista Science, datos obtenidos en misiones espaciales, en las que se pudo confirmar la existencia agua, al detectar huellas de hidróxilo (HO), de agua (H2O), o de ambas, en la Luna y en Marte, lo cual abre la posibilidad de una revisión diferente sobre el cuerpo celeste y demuestra que no es totalmente árido como se creía, según lo publicado por la revista.

La revista señala que los resultados fueron obtenidos por las fotografías y observaciones de los instrumentos de la NASA a bordo de la sonda india Chandrayaan-1. Indica la agencia espacial estadunidense, que aunque es poca el agua encontrada, el hallazgo podría ser útil en caso de nuevos viajes tripulados a la Luna. Hace 40 años, cuando los astronautas de las misiones Apolo de la NASA trajeron piedras lunares las pusieron en cajas que tenían filtraciones.

Esto llevó a los científicos a creer que el aire terrestre de la Tierra había contaminado los contenedores y a descartar la idea de que pudiera haber agua en el satélite natural. Sin embargo, Larry Taylor, de la Universidad de Tennessee, señaló en el estudio que las últimas pruebas y experimentos científicos han indicado que esa suposición era errónea.

Huellas de hidróxilo (HO) y de agua (H2O) descubiertos por la Cassini.

“Nos engañamos. Como había filtraciones en los contenedores supusimos que el agua provenía del aire terrestre”, señaló. Taylor y su equipo científico usaron un instrumento de la NASA montado en el satélite indio Chandrayaan-1 para analizar la luz que refleja la superficie lunar con el fin de determinar sus materiales. Ese instrumento detectó longitudes de onda que indicarían un enlace químico entre dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno para formar la molécula de agua (H20).

Según el estudio, en la Luna existirían dos tipos de agua: exogénica, proveniente de objetos externos como meteoritos o cometas que han hecho impacto en la superficie, o endogénica, es decir proveniente de su interior. Los científicos sospechan que el agua es producto de la interacción del suelo lunar con vientos solares, las rápidas corrientes de partículas que constantemente salen del Sol.

Taylor y su equipo científico señalan que es muy posible que el agua que se detectó en la luna tenga un origen endogénico. “Si tienes un metro cúbico de suelo lunar y pudieses estrujarlo obtendrías un litro de agua”, asegura el investigador. El entusiasmo del hallazgo se extendió por la comunidad científica: "Si obtienes un litro o más, es fácil dividirlo en hidrógeno y oxígeno y así obtienes combustible para un cohete", siguió el profesor Taylor.

Imágenes de los cráteres dejados por los meteoritos, entre el polo norte y el ecuador marciano, podría haber agua que sería en un 99 % pura.

Para el caso de Marte, los instrumentos y cámaras de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) mostraron que en los cráteres dejados por los meteoritos, entre el polo norte y el ecuador marciano, podría haber agua que sería en un 99 por ciento pura.

"Sabíamos que había agua bajo la superficie en las latitudes altas de Marte, pero ésta se extiende mucho más cerca del ecuador de lo que se llegó a pensar originalmente", explicó Shane Byrne, científico de la Universidad de Arizona. Byrne, quien en su momento fue el responsable de la cámara de alta resolución instalada en MRO, indicó que "el otro descubrimiento sorprendente es la pureza del hielo expuesto en los cráteres causados por el impacto de los meteoritos".

El científico detalló que, debido a que el agua se acumula bajo la superficie, se pensó que ésta sería una mezcla de polvo y líquido, "pero pudimos determinar, dado el tiempo que tardó el hielo en desaparecer, que la mezcla es uno por ciento polvo y 99 por ciento hielo".

Este hallazgo resulta completamente estratégico para los planes de establecer estaciones e incluso comunidades en la superficie lunar. Asimismo, hace mucho más viable la posibilidad de que, en un futuro no muy lejano, un vehículo tripulado por humanos alcance la superficie del planeta rojo.


Fuente: NASA

24 septiembre 2009

Viajar hacia los puntos Lagrange, otra opción para los viajes espaciales




votar


Mientras existen dudas sobre la viabilidad de volver a la Luna o tratar de ir directamente a Marte, otra opción emerge para nuestros próximos pasos en el espacio: viajar hacia los puntos Lagrange. Los puntos de Lagrange, también denominados puntos L o puntos de libración, son las cinco posiciones en un sistema orbital donde un objeto pequeño sólo afectado por la gravedad puede estar teóricamente estacionario respecto a dos objetos más grandes, como es el caso de un satélite artificial con respecto a la Tierra y la Luna.

Una comisión de la Casa Blanca, dirigida por Norman Agustine, está revisando los planes de NASA para los vuelos espaciales humanos y está considerando, de acuerdo a New Scientist, enviar astronautas a esos lugares en el espacio vacío. Los Puntos Lagrange son especiales porque allí la aceleración gravitatoria de la Tierra y el Sol son equivalentes, permitiendo a los objetos permanecer allí con poco esfuerzo.

Al estar lejos de las calientes estrellas y planetas, son útiles para los telescopios que miden las fluctuaciones del espacio profundo. La sonda WMAP, que mide la radiación del big bang, se encuentra en el llamado punto Lagrange L2, a más de un millón de kilómetros de la Tierra. El sucesor del Hubble, el telescopio James Webb, será enviado allí también.

La sonda WMAP, que mide la radiación del big bang, se encuentra en el llamado punto Lagrange L2.

"Si miras la lista de los futuros telescopios espaciales, todos irán a L2", indicó Dan Lester, de la Universidad de Texas, quien habló con la comisión de revisión en julio. "Será un lugar muy ocupado allí afuera". Pero, ¿qué podrían hacer los humanos en ese lugar? Una tarea útil es reparar y modernizar los nuevos telescopios, como ya han hecho los astronautas con Hubble en cinco ocasiones.

El telescopio espacial Hubble es una de las instalaciones científicas más productivas en la historia de la ciencia principalmente porque cada cuatro o cinco años se actualizan y reparan sus instrumentos. "Si queremos que los humanos tengan algo que ver con los nuevos instrumentos, debemos pensar en los puntos Lagrange", señaló Lester.

Ubicación de los 5 puntos Lagrange

La supercarretera del sistema solar.
Los astronautas no tendrían que ir tan lejos como a L2 para ser útiles. Los puntos Lagrange existen en el sistema Tierra-Luna, así como en los demás planetas del sistema solar.

Viajar entre dos de estos puntos requiere muy poca energía. Los masivos objetos como el Sol y los planetas tienen campos gravitacionales que se parecen a montañas y colinas, pero los puntos Lagrange son como las planicies gravitacionales. Una vez en el camino correcto, una nave puede viajar a través del contorno gravitacional del espacio entre estas planicies, como si viajaran en una supercarretera interplanetaria.

Los futuros astronautas podrían reparar los telescopios en un área en el punto Lagrange más cercano del sistema Tierra-Luna y luego enviarlos de nuevo a L2 al finalizar la reparación. Incluso podrían ensamblar telescopios y naves en ese lugar para luego enviarlas a su destino.

Los futuros astronautas podrían reparar los telescopios en un área en el punto Lagrange.

Otros ven a los puntos Lagrange como peldaños en el camino hacia lugares como Marte.
"El lugar al que todos queremos ir es Marte", comentó Lou Friedman, fundador y director ejecutivo de la Sociedad Planetaria. Pero también señaló que los puntos Lagrange presentan "el hito más cercano a la Tierra que está más allá de la Luna". Viajar a L2 tomaría alrededor de un mes y las comunicaciones desde la Tierra tardarían cuatro segundos en arribar a L2. En cambio, llegar a Marte tomaría al menos seis meses y las comunicaciones tendrían 20 minutos de demora.

NASA podría usar una misión Lagrange para probar tecnologías necesarias para llegar a Marte -como los sistemas de soporte de vida y las formas de proteger a los astronautas de la radiación- mientras tienen un contacto sencillo con la Tierra. Sería un peldaño, superior al viaje a la Luna y menor al de Marte, de la misma forma que el programa Gemini no fue a ninguna parte (excepto a una órbita baja terrestre) pero todo el mundo comprendía que cada paso era necesario para llegar a la Luna. "A cada paso mejoramos nuestra capacidad de ir más lejos", resumió Friedman.

Destinos espaciales más allá de la órbita terrestre.

Que esta propuesta se concrete o no dependerá de muchísimos factores. Pero la propuesta es flexible y abarcativa. No se trata de una misión con el único objetivo de poner astronautas en L2. Por el contrario, el enfoque propuesto a la comisión es que la exploración espacial no puede empezar y terminar en la Luna. Debe pensarse en equipo, tecnología y objetivos superadores, con una visión a largo plazo. Marte y Venus parecen ser esos grandes objetivos, que para alcanzarse pueden ser muy útiles pasos intermedios.

Pero también se evalúan costos, tiempos y el "gancho" con el público. En este sentido puede parecer poco probable que la gente se apasione por el envío de astronautas al espacio vacío. Sin embargo, la posibilidad de llegar hasta los telescopios espaciales que se instalarán allí para repararlos y mejorarlos es una magnífica opción.

Fuente: New Scientist, artículo "Why future astronauts may be sent to gravity holes", por Lisa Grossman

Luego de 30 años viajando en el espacio, de regreso, pueda que la Tierra ya no exista




votar


¿Cuán lejos puede viajar un astronauta durante una vida? La respuesta es: miles de millones de años luz. Pero debe tener cuidado al aplicar los frenos en el viaje de regreso.

Desde que los cosmólogos descubrieron que la expansión del universo se está acelerando, muchos se han preguntado hasta qué punto podremos entender lo que veamos a través de los telescopios en el futuro. Las regiones distantes del universo eventualmente se expandirán tan rápido que la luz de sus objetos nunca podrá llegar hasta nosotros.

Por estas mismas razones, la energía oscura —la fuerza misteriosa detrás de la aceleración— pone un límite a la exploración humana del universo, dice Juliana Kwan en la Universidad de Sydney, en Nueva Gales del Sur, Australia, que ha refinado recientemente este límite para nuestros viajes. Incluso con impulsores que puedan llevarnos a casi la velocidad de la luz, la expansión seguiría dejándonos atrás.

Lo más lejos que podría llegar la luz emitida por nuestro Sol en este mismo momento, luego de avanzar sin poder superar la expansión acelerada, es a alrededor de 15 mil millones de años luz de distancia. Según los cálculos anteriores, hechos por Jeremy Heyl de la Universidad de British Columbia en Vancouver, un avanzado súper impulsor podría recorrer la mayor parte de la distancia durante una vida humana. Acelerando a alrededor de 9 metros por segundo por segundo —lo cual se siente más o menos como una cómoda gravedad de 1 g— una nave podría llegar a realizar el 99 por ciento del camino hasta el “horizonte” de expansión. A pesar de la gran distancia, este viaje sólo llevaría unos 50 años en el marco de referencia de los astronautas, porque el tiempo pasará más lento que en la Tierra debido a la Relatividad (Physical Review D, DOI: 10.1103/PhysRevD.72.107302).


Ahora, en un artículo que aparecerá en Publications of the Astronomical Society de Australia, Kwan y sus colegas han encontrado que el viaje podría llevar incluso menos tiempo. En base a los últimos valores cosmológicos para la energía oscura y otros parámetros, demostraron que un astronauta podría hacer el viaje en sólo 30 años.

Sin embargo, sus cálculos también indican que volver a casa presenta sus propios retos. La incertidumbre más leve en el valor de la fuerza de la energía oscura o la densidad total de materia en el universo podría causar que una nave espacial le errara a la Tierra en millones de años luz. Comenzar la desaceleración un segundo demasiado tarde podría causar que se pase de largo la Vía Láctea, dice Kwan. “Usted, efectivamente, se perdería en el espacio”.

Sin embargo, incluso si lograra detenerse en el lugar correcto, estaría decepcionado. Habrían transcurrido unos 70 mil millones años en el regreso a casa, por lo que el Sol habría expirado mucho tiempo antes, llevándose a la Tierra con él, y la vista en los alrededores sería, en su mayor parte, pura oscuridad.

Fuente: New Scientist.

23 septiembre 2009

Científico sugiere viajar a Marte sin retorno




votar


El impedimento más desafiante para el viaje humano a Marte no parece involucrar el complicado lanzamiento, propulsión, tecnologías de orientación y descenso, sino la radiación del Sol. Para asegurar que los astronautas no reciban una dosis letal de radiación solar se necesitaría agregar protección a la nave, conviertiéndola en muy pesada. Tanto, dice el Dr. en Física Lawrence M. Krauss, que la cantidad de combustible necesaria se haría prohibitiva. El Prof. Krauss es autor de más de 200 publicaciones científicas, así como de numerosos artículos de divulgación sobre física y astronomía.

Hay, sin embargo, una manera de superar el problema y reducir el costo y requirimientos técnicos, pero demanda que nos hagamos la irritante pregunta: ¿Por que estamos tan interesados en traer a los astronautas de Marte de vuelta a casa?

Mientras la idea de enviar astronautas parece descartable de buenas a primeras, el argumento de un boleto sólo de ida tiene raíces históricas y prácticas. Los colonialistas y peregrinos rara vez dejaban el Nuevo Mundo con la expectativa del viaje de vuelta, usualmente porque los lugares que dejaban atrás eran bastante intolerables de todas formas. Dentro de un siglo o dos convertiremos a todo el planeta en un lugar del que muchas personas estarían deseosas de partir.

Necesitamos ir más allá de la Tierra si queremos mejorar las posibilidades de nuestra especie de sobrevivir

Más aún, una de las razones que muchas veces se dan para enviar humanos al espacio es que necesitamos ir más allá de la Tierra si queremos mejorar las posibilidades de nuestra especie de sobrevivir. Esto requiere que algunas personas se vayan y no regresen. Hay más razones inmediatas y pragmáticas para considerar misiones espaciales de exploración de una sola vía.

Primero, el dinero. Mucho del costo de un viaje a Marte se gastaría en el viaje de vuelta. Si el combustible para el retorno es llevado en la nave, se incrementa enormemente la masa de la misma, lo que a su vez requiere más combustible.

El presidente de la Sociedad Marciana, Robert Zubrin, ha ofrecido una posible solución: dos naves, enviadas separadamente. La primera no llevaría humanos y, una vez allí, combinaría a bordo hidrógeno con dióxido de carbono de la atmósfera Marciana para generar el combustible para el viaje de regreso. La segunda llevaría a los astronautas y sería luego dejada de lado.

Krauss toma este argumento y nos dice que en el mismo estamos separando el arribo del regreso. Y que una vez que llegamos a este concepto cabe preguntarse ¿para qué volver?

La idea de llevar astronautas, en vez de robots, es la realización de experimentos científicos.

Otro punto a favor de esta visión es que la idea de llevar astronautas, en vez de robots, es la realización de experimentos científicos. Krauss indica, sobre este punto, que es altamente escéptico de este argumento y es una de las razones por las que no cree que deba usarse a la ciencia para tratar de justificar la exploración espacial humana. Sin embargo, si así fuera, cuanto más tiempo pasen los astronautas en el planeta para experimentar, mejor.

En cualquier caso, si los problemas de radiación no son resueltos adecuadamente, luego la longevidad de los astronautas estaría seriamente comprometida. Aunque suene cruel, los astronautas haría probablemente mejor uso de su tiempo de vida restante trabajando y viviendo en Marte en vez de morir en casa.

Según el científico, uno de sus colegas acompañó recientemente a un grupo de investigadores del Jet Propulsion Laboratory a un viaje geológico y aprovechó la ocasión para sugerir la idea de la misión espacial sin retorno. Y según indica en el artículo, todos aprobaron la idea. El atractivo del viaje espacial ha intoxicado a una generación criada con "Viaje a las estrellas" y "La guerra de las galaxias".

Enviar comida y suministros a estos pioneros es más razonable y menos caro que diseñar el boleto de vuelta.

Enviar comida y suministros a estos pioneros -junto con las herramientas para construir lo que necesiten- es más razonable y menos caro que diseñar el boleto de vuelta. Ciertamente -se explaya Krauss- como en la proposición de Zubrin, una nave no tripulada podría generar las líneas de suministro.

El mayor obstáculo a considerar es probablemente político. NASA y el Congreso (de Estados Unidos) no harían probablemente algo que sería percibido como firmar garantías de muerte para los astronautas. Sin embargo, el viaje espacial humano es tan caro y peligroso que necesitaremos soluciones nuevas e incluso extremas si realmente queremos expandir el rango de la civilización humana más allá de nuestro propio planeta.

Y finalmente señala que "atreverse a ir donde no ha ido nadie antes no requiere volver a casa".

Fuente: The New York Times, del artículo "A One-Way Ticket to Mars", por el Dr. Lawrence M. Krauss

22 septiembre 2009

Iapetus ¿ otro satélite artificial en el Sistema Solar ?




votar


En trabajos anteriores analizamos la hipótesis de si nuestro satélite natural, la Luna, es o no un satélite artificial (abajo de éste párrafo los links para quienes deseen consultarlos).

Hoy realizaremos un nuevo análisis a otro satélite que se encuentra en nuestro sistema solar y que ha sido catalogado como el más extraño de todos: nos referimos a Iapetus o Jápeto, el octavo satélite de Saturno.

El presente estudio, toma como base de referencia, el análisis detallado realizado por R. C. Hoagland en el año 2005, el cuál es considerado como el más completo que hasta ahora se haya efectuado al tan mencionado cuerpo celeste.



Órbita (vista polar).

Iapetus o Jápeto es uno de los satélites más raros del planeta Saturno, es el octavo más distante al planeta y el tercero en tamaño, con un diámetro de alrededor de 1.500 km, después de los satélites más grandes Titán y Rea. Fue descubierto por Giovanni Cassini en 1671. También es conocido como Saturno VIII y tarda en completar una vuelta alrededor de Saturno 79,33 días, a una distancia media de 3.561.300 km.

Se caracteriza por tener uno de los hemisferios mucho más oscuro que el otro, peculiar característica que se podría deber por la especial composición de esa parte, que podría venir del interior de la luna o de materia de otros satélites, aunque no se conoce con certeza el motivo real.

Iapetus o Jápeto ha sido visitado por la sonda Voyager 2 que, como parte de su viaje a los confines del Sistema Solar, el 22 de agosto de 1981 pasó a 966.000 km de Iapetus, tomando algunas fotografías de su superficie.

Más recientemente, en diciembre del 2004 la nave Cassini de la misión Cassini/Huygens, que actualmente está estudiando Saturno y sus satélites, pasó a 123.000 km de Jápeto y fotografió la Cassini Regio, una de las áreas de la superficie de Iapetus, con mucho más detalle que el Voyager.

El día 10 de septiembre de 2007 Cassini volvió a acercarse a Iapetus, y esta vez pasó a solo 1.600 km del satélite, siendo el único sobrevuelo que la sonda realizará de ésta luna.

Órbita (vista lateral).

1.- Análisis de la artificialidad de “Iapetus”.
Iapetus (Japeto), es uno de los satélites más extraños de nuestro Sistema Solar. Mide aproximadamente 1.500 Km de diámetro, y es tras Titán y Rea, el tercero en tamaño, de los que orbitan Saturno. Tarda en completar una vuelta alrededor de Saturno 79,33 días, a una distancia media de 3.561.300 km. Descubierto por Giovanni Cassini en 1671, que da nombre a la sonda espacial Cassini.

La propia NASA, reconoce la rareza de dicho objeto, si bien, argumenta que su formación procede de Oort, y que su origen se debe a residuos ancestrales de cuerpos sólidos existentes allí, o colisiones cósmicas durante el nacimiento de nuestro sistema solar, no aclara cuáles son sus anomalías, ya que no existe una explicación “natural” que alcance a explicar su configuración esferoide y el “pliegue central”, así como todas y cada una de las peculiaridades que seguidamente vamos a exponer en el presente estudio.

2.-Configuración y características del satélite, respecto de la reflexión de luz solar:
La forma de Iapetus, es esferoidal, pero obedece a una configuración dodecaedral-esferoidal, que se verifica en la forma en que refleja la luz solar.

Las siguientes han sido imágenes originales, tomadas por la sonda Cassini, y analizadas por Richard C. Hoagland en 2005.

Análisis del esferoide Iapetus.



Incidencia de la luz y su forma.

Un detallado examen de la proyección sobre las fotos originales tomadas por la sonda Cassini en 2004.

Proyección Hipergeométrica de Iapetus: Geometría de aristas.

Observen así mismo, un artefacto en forma de “puro“ en la imagen superior la izquierda parece sobrevolar su ángulo oscuro. La comparación de la parte inferior es tras dos días despues, e igualmente pueden ver las aristas que evidencian la estructura artificial de la misteriosa “Iapetus”.


En la secuencia observamos que una de las caras de Iapetus siempre es frontal a Saturno.

Observen esta curiosa fotografía de la sonda Cassini del 22 de Octubre de 2004, en aquel momento, no estaban tipificados los objetos aetherofactales y la casuística de artificialidad.

Observen el tráfico de artefactos detectados en Iapetus por la sonda Cassini, así como las aristas de su superficie.

Erosión de las aristas: la ampliación muestra polígonos en la superficie de Iapetus.
.
En esta foto ampliada, pueden observarse las aristas, así como la erosión de las mismas debido al transcurrir del tiempo, impacto de cometas, asteroides y erosión cósmica en la superficie. El ecuador central, puede inferirse así como su erosión.

Asombroso parecido con la estrella de la muerte de la película Star Wars. George Lucas reconoce que se inspiró en Iapetus.

3.-Rotación y geometría de Iapetus.
Puede observarse que para cada rotación en su eje, Iapetus también completa una rotación a Saturno. Esta peculiaridad es única de Iapetus en el Sistema Solar.

Así mismo, puede destacarse una rotación totalmente sincrónica perfecta, que se verifica en los 79 días que tarda en completar su órbita alrededor de Saturno.

Esquema rotacional de Iapetus respecto a Saturno.

La geometría de esta inexplicable anomalía, implica algún mecanismo interno de automotricidad, que desafía claramente los patrones conocidos de todos los satélites del Sistema Solar.

Las imágenes obtenidas por la Voyager 2 , muestran otra anomalía interesante: El punto negro central.

Anomalía rotacional sincrónica de Iapetus y el punto negro.



Respecto a sus estructuras geométricas: Aristas y morfología artificial.

Foto tomada por Cassini el 31 de Diciembre de 2004, a 40.000 Millas de Iapetus. Pueden observarse zonas que revelan geometría artificial, o planos cuya morfología geométrica es incompatible con un satélite natural.

Comparación de Iapetus, con una esfera. Geometría esferoide hipergeométrica.


Horizonte totalmente geométrico.

A simple vista pueden detectarse en las sombras las áreas planas hipergeométricas del esferoide.

4.-Análisis detallado de la arista central, y de la superficie de Iapetus.
Precísamente la inmensa arista rectilínea que divide el ecuador de Iapetus. (Con una altura de 60.000 pies).

Iapetus y su elevada arista central.

En 1980 Donald Goldsmith y Tobias Owen, escribieron un informe de la NASA que dice: "Esta inusual luna es el único objeto del Sistema Solar que podría considerarse seriamente como una señal extraterrestre - un objeto natural modificado deliberadamente por una civilización avanzada para un propósito que aun hoy desconocemos".

Vamos a examinar la arista central desde distintos ángulos, con mayor detalle:

Pliegue en forma de "nuez" totalmente rectilíneo que mide unos 60.000 pies de altura.

Puede observarse de cerca el pliegue, y la erosión en el mismo con un mayor detalle. Parece que ambos hemisferios del esferoide han sido literalmente ensamblados, incluso el pliegue parece una “junta de dilatación”.

En palabras textuales de Donald Goldsmith, experto de NASA: “No existe un modelo geológico viable para explicar el muro de sesenta mil metros de altura, sesenta mil metros de ancho, cuatro millones de metros de largo... que abarca un hemisferio del planeta entero... y mucho menos, que se encuentra en el plano exacto de su ecuador”.

Una ampliación de la arista, muestra una zona de 60 millas en la que podemos apreciar la perfección de este artefacto:

Ampliación de la Arista ecuatorial. Escala de la zona marcada 60 millas.

5.-Las estructuras rectilíneas y los cráteres geométricos:

Observación de aristas rectilíneas en los cráteres.

En este recuadro ampliado (abajo) se aprecia un conjunto notable claramente definido, de asombrosas formas rectilíneas, repetidas por toda la superficie de Iapetus, con formas tridimensionales – fotografiado en color y situado a varios cientos de kilómetros al norte de la pared… cerca de la frontera entre la materia “marrón” y la “materia blanca” en el hemisferio de avance de Iapetus (luz del sol desde la parte inferior izquierda). Las formas rectilíneas se repiten precisamente en orientación norte / sur, este / oeste…

Detalle de aristas rectilíneas.

Una clara zona de artificialidades, puede observarse aquí:

Parecen construcciones de "celdas" Tabiques o habitáculos subterráneos.

Veamos otra foto en la que pueden apreciarse con más detalle:


En la secuencia detalle de estructuras artificiales.

Se aprecia claramente vestigios de arquitecturas verticales, que nada tienen que ver con la naturaleza. Así mismo, del análisis de las fotos, pueden verse torres, o construcciones verticales muy elevadas:


En la secuencia observamos en la superficie las estructuras verticales.

Y de una forma ampliada, vemos algunas de esas arquitecturas abajo:

Ampliación de la zona, destacandose en el recuadro una estructura vertical que sobresale.

En palabras de Hoagland: "La ampliación de la imagen (recuadro izquierdo) dispone de una abertura cuadrada, al parecer un túnel subterráneo de forma rectangular con múltiples niveles".

El primer plano de la derecha muestra una estructura rectangular o monolito de varios pisos, flanqueado por tres partes cóncavas de 90 grados c/u (como si fuese "un edificio"). Más lejos se puede divisar como aberturas igualmente geométricas y cuidadosamente alineadas.

Conclusión:
A la luz de los datos y las anomalías detectadas, Hoagland concluye asegurando que en nuestro sistema solar existen varios satélites que pueden ser catalogados como artificiales y que fueron “colocados” en puntos específicos por “alguna razón” que hoy desconocemos.

Iapetus es el primer satélite confirmado como artificial en nuestro sistema solar, incluso por los propios empleados de la NASA, pero no será el único. Queda pendiente confirmar si nuestra luna, debido a su inusual comportamiento, cae o no dentro de la misma categoría a la que hace referencia Hoagland.

Nota curiosa
¿Por qué nuestra luna y ésta luna de Saturno siempre muestran una misma cara al planeta al que pertenecen? ¿Sabias que también en nuestra luna hay monolitos como el que fue observado en Iapetus? (ver http://quamtum.blogspot.com/2009/01/los-misterios-de-la-luna.html) ¿será acaso una marca dejada (¿?) para identificar cuales son los satélites artificiales que posee nuestro sistema solar?

Simple especulación, pero… y si no lo fuera?


Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.