29 febrero 2012

Asteroide 2011 GA5 amenaza impactar la Tierra en febrero 2040




votar


Los científicos vigilan de cerca a un enorme asteroide que puede suponer una amenaza para la Tierra en cuestión de unas pocas décadas. La roca espacial, llamada 2011 GA5, mide 140 metros de diámetro y es posible que se acerque demasiado a nuestro planeta en el año 2040, lo suficiente como para que algunos investigadores comiencen a plantearse cómo desviarla, según informa Space.com.

Los científicos creen que, en caso de que definitivamente suponga un riesgo real, algo que no sabrán hasta dentro de unos años, todavía quedará tiempo para desarrollar una misión que pueda desviarlo de nuestro camino.

Los científicos han debatido sobre este asunto en la 49 sesión del Subcomité de Asuntos Científicos y Técnicos de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización Pacífica del Espacio Exterior (COPUOS), que se celebró a principios de este mes en Viena. Un equipo experto en objetos cercanos a la Tierra (NEOs) tomó nota sobre la posibilidad -por remota que sea- de que el 2011 GA5 choque contra nuestro planeta dentro de 28 años.

La NASA identificó el nuevo asteroide que plantea una amenaza a nuestro planeta. Se trata de un asteroide de 460 metros de ancho y ha sido nombrado 2011 GA5.


El objeto fue descubierto en enero de 2011 por los observadores de Mount Lemmon Survey en Tucson, Arizona. Los científicos conocen con precisión su tamaño -unos 140 metros de diámetro-, pero su masa y composición todavía es un misterio. «2011 GA5 es el objeto que actualmente tiene la mayor probabilidad de impactar contra la Tierra... en el año 2040. Sin embargo, solo hemos observado alrededor de la mitad de una de sus órbitas, por lo tanto la confianza en estos cálculos aún no es muy alta», dice Detlef Koschny, de la Agencia Espacial Europea, a Space.com. El científico cree que todavía no se puede decir que el asteroide sea una amenaza real, ya que para asegurar algo semejante tendrían que haber sido observadas al menos una o dos órbitas enteras. Sin embargo, ha recomendado a los científicos de COPUOS que mantegan sus ojos en él.

En 2023 la roca hará pasara junto a la Tierra, antes de que pudiera chocar con la Tierra.


Es posible evitarlo

El asteroide 2011 GA5 tiene una probabilidad de impacto de 1 entre 625 para el 5 de febrero 2040, según Donald Yeomans, director del programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California. Esta probabilidad de impacto, sin embargo, no es fija. Hasta ahora, los investigadores han sido capaces de observar el asteroide durante poco tiempo -durante los nueve primeros meses de 2011- y los números pueden cambiar después de nuevas observaciones. El objeto será observable desde la Tierra en el intervalo de 2013 a 2016.

En el escenario muy poco probable de que las posibilidades de impacto no disminuyan significativamente después de ese tiempo, Yeomans cree que habría tiempo suficiente para enviar una misión que altere el curso del asteroide con efectos gravitacionales. En palabras sencillas, conseguiríamos quitarnos la molestia del medio. Llegado el caso, los científicos deberán decidir cuál es el mejor método para destruirlo o desviarlo, lo que incluye la peligrosa posibilidad de una explosión nuclear. Una difícil decisión y un reto al que la humanidad aún no ha tenido que enfrentarse.

Antes de 2040, el asteroide se acercará a la Tierra en 2023, a 2.99 millones de kilómetros.

Fuente: ABC

El asteroide que causó la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años fue de nueve millas de ancho, en comparación con 460 pies de ancho del 2011 GA5. Sin embargo, si se tratara de hacer contacto en un área densamente poblada, la pérdida de vidas sería inmensa.


Quantum opina:

Hay un alto riesgo porcentual de que el asteroide 2011 GA5 impacte con la Tierra, lo cual ha despertado la preocupación del Equipo de Acción de las Naciones Unidas quienes comenzaron a discutir las posibles formas de desviarlo. Siendo sinceros, en la actualidad no contamos con la tecnologia suficiente para desviarlos, ni para destruirlos. El asteroide 2011 GA4 tiene el potencial de provocar un tsunami de varios miles de pies de altura en caso de caer en el mar.

Una opción que se ha discutido podría ser la de enviar una sonda directamente al asteroide y alterar su órbita. También se ha discutido el uso de armas nucleares, pero esto crearía asteroides mucho más pequeños que, presumiblemente, se desintegrarian cuando penetren la atmósfera terrestre. Por el momento lo prudente es comenzar a hacer observaciones hasta su paso en 2023 y, basado en esas observaciones, desarrollar un plan que permita cambiar su rumbo. Debemos recalcar que no es el único asteroide capaza de impactar la Tierra. Hay unos 19.000 asteroides "de tamaño medio" confirmados a 120 millones de kilómetros de la Tierra, cuyo tamaño medio varían entre 330 y 3.300 pies de ancho. Si uno impactara la tierra podría devastar un área del tamaño de una ciudad.

Temas relacionados:

- NASA tiene vigilados 90% asteroides cercanos a la Tierra
- Los cráteres de impacto más grandes que han golpeado la Tierra
- Asteroides troyanos podrían impulsar cometas hacia la Tierra
- Siete formas de desviar un asteroide que amenace la Tierra



28 febrero 2012

Asteroide 2012 DA14 cruzará órbita terrestre el 15 de febrero de 2013




votar


Una colisión con un asteroide amenaza a la Tierra el 15 de febrero de 2013. Si el asteroide 2012 DA14, localizado hace unos días, impactara a nuestro planeta, la magnitud de la catástrofe será comparable con la caída del meteorito de Tunguska en Rusia, advierten los científicos.

El asteroide 2012 DA14 fue encontrado el pasado 23 de febrero por astrónomos del Observatorio Español de La Sagra. Luego, sus datos fueron confirmados por científicos franceses, italianos y norteamericanos.

Según sus cálculos, la órbita del asteroide con un diámetro de entre 40 y 95 metros, cruzará la órbita terrestre. Los astrónomos han calculado que el 15 de febrero de 2013, el asteroide va a pasar a solo 26.9 mil kilómetros de nuestro planeta, que es inferior a las órbitas de los satélites geoestacionarios(cerca de 35.000 kilómetros). Pulkovo Víctor Lvov, funcionario del Observatorio de kvazisputnikam en Rusia, dijo que el 2012 DA14 “pertenece” al tipo de asteroides que periódicamente se acerca a nuestro planeta por detrás, y a continuación o después, por delante de él.

Cálculos preliminares, a las 19:25 (GMT) del 15 de febrero de 2013 el cuerpo celeste se acercará a nuestro planeta a unos 26.900 kilómetros.


“Estos son objetos que se mueven de vez en cuando cerca de la Tierra de hecho, ellos no van alrededor de la tierra, pero en un sistema de coordenadas con dos centros (con el Sol y la Tierra) será como dar la vuelta alrededor de la Tierra” citó. Ahora es imposible predecir que pasará en el encuentro con la Tierra del 2012 DA14. “Tenemos que verlo, puede estar más lejos de la Tierra, y luego acercarse más, incluso, lo suficiente como para caer a tierra, con alguna probabilidad de que impactará a la Tierra.

Nuevas observaciones nos permitirán refinar los datos orbitales y saber con precisión el destino de este objeto, dijo el científico. Aunque el asteroide 2012 DA14, en caso de impactar la tierra no dará lugar a la muerte de todos los seres vivos, la escala puede ser comparable a la catástrofe de Tunguska en 1908, agregó.

El cuerpo celeste pertenece a la familia de los asteroides de Apolo, cuyas órbitas se cruzan con la terrestre. Alrededor de dos tercios de los asteroides conocidos que se acercan a la Tierra son de este tipo. Según los datos disponibles, el cuerpo celeste puede medir entre 40 y 95 metros de largo.

Posible trayectoria del asteroide 2012 DA14.


Los astrónomos seguirán recopilando datos sobre 2012 DA14 y precisando la información sobre su trayectoria. De acuerdo con los cálculos de los astrónomos, los asteroides grandes pueden caer a la Tierra en promedio una vez cada 100 mil años. En casos excepcionales, pueden plantear una amenaza a la existencia de vida en nuestro planeta, como lo fue durante la extinción masiva de los dinosaurios hace unos 65 millones de años.

La mayor preocupación es el asteroide Apophis, que se puede encontrar con la Tierra en el 2036. Ese cuerpo celeste se acercará a nuestro planeta el 13 de abril del 2029 a una distancia de 37 a 38 mil kilómetros. Pero incluso después de 7 años, 13 de abril de 2036, Apophis se acercará a la Tierra a una distancia peligrosa, pudiendo tropezar con ella. Sin embargo, la probabilidad de esto es insignificante.

Fuente: Universitam.com

El asteroide 2012 DA14 fue detectado el pasado 23 de febrero por los especialistas del Observatorio Astronómico de La Sagra, situado en el sur de España.


Quantum opina:

De acuerdo con los cálculos preliminares, a las 19:25 (GMT) del 15 de febrero de 2013 el cuerpo celeste se acercará a nuestro planeta a unos 26.900 kilómetros, una distancia menor que las órbitas de los satélites geoestacionarios (cerca de 35.000 kilómetros), según los datos publicados en la web de la NASA. En términos astronómicos vendría a ser como “un roce” entre la Tierra y un asteroide. Este cuerpo celeste es relativamente pequeño pero que, dependiendo de la zona y circunstancias del impacto, podría causar daños de consideración, pero no a escala global.

En promedio, un objeto del tamaño de un coche entrará en la atmósfera de la Tierra por lo menos una vez al año, produciendo una espectacular bola de fuego en el cielo. Y cada 2.000 años un objeto del tamaño de un campo de fútbol impactará la Tierra, causando importantes daños locales. Y luego, cada pocos millones de años, una roca con una circunferencia que se mide en kilómetros, chocará con el planeta produciendo efectos globales.

Temas relacionados:

- Consecuencias del impacto de un asteroide con la Tierra
- 35% meteoritos entran a la Tierra no se rompen antes de chocar
- NASA tiene vigilados 90% asteroides cercanos a la Tierra



27 febrero 2012

NASA dispara misil a una aurora boreal para estudiar su comportamiento




votar


Hasta ahora la naturaleza de las auroras boreales no ha sido cabalmente explicada, aunque, por supuesto, se tienen ciertas pistas sobre las causas que las originan. El viento solar, por ejemplo, es uno de los factores elementales para el surgimiento de estos prodigios, pero también ciertas condiciones atmosféricas que por su múltiple conjunción tienden un velo de misterio sobre las llamadas “luces del norte”.

Para averiguar a qué se debe este fenómeno, la Agencia Espacial Estadounidense, NASA, disparó contra una aurora boreal un cohete de 14 metros que se elevó a más de 300 kilómetros llamado MICA, destinado a sondear cómo el acoplamiento de la magnetósfera y la ionósfera inciden en el surgimiento del fenómeno.

MICA rompió la aurora y permaneció el aire durante 10 minutos, recogiendo datos sobre las circunstancias aledañas. Y aunque esta información apenas se está analizando —para de paso conocer también con más profundidad los efectos de las partículas cargadas que conforman en el viento solar sobre la Tierra y sus telecomunicaciones—, por el momento ya es suficientemente sorprendente ver una de estas luces partida en dos pedazos.

Fuente: Informe 21

El cohete de 12 metros de longitud se elevo a más de 300 kilómetros de altura, partiendo en dos la aurora.


Quantum opina:

El cohete lanzado iba equipado con un medidor de iones y pudo enviar durante su vuelo información en tiempo real mientras se elevaba a más de 300 kilómetros de altura para posteriormente caer cerca de la plataforma de lanzamiento. Según los resultados obtenidos por el equipo investigador, la clave está en el extremo de la magnetósfera terrestre (el más alejado del Sol), cuya parte activa es 1.000 veces más grande de lo que se pensaba hasta ahora.

El viento solar se extiende hacia la Tierra como líneas de campo magnético, de manera que la energía se almacena como una banda elástica que se estira y que cuando estas líneas de campo paralelas se reconectan, liberan la energía una sola vez; siendo estos electrones de alta velocidad en el espacio los causantes de las auroras que vemos en la actualidad.

Temas relacionados:

- Somos los custodios de la atmósfera, así lo afirma Wallace Broecker
- Descifrando una amenaza: Ataque de pulso electromagnético (1 de 3)
- Descifrando una amenaza: Ataque de pulso electromagnético (2 de 3)
- Descifrando una amenaza: Ataque de pulso electromagnético (3 de 3)



25 febrero 2012

Mira el cielo esta noche, Venus, Júpiter y la Luna se están alineando




votar


Hoy sábado (25/02/2012) y mañana domingo (26/02/2012), quienes miren el firmamento por la noche se encontrarán ante un espectáculo singular. Los planetas Venus y Júpiter y la Luna convergerán en un alineamiento que permitirá apreciar un brillante espectáculo celeste.

Según la explicación científica Venus y Júpiter se están alineando en el cielo occidental. A mediados de febrero los dos planetas tenían 20 grados de separación desde un punto de vista óptico. La separación se cerrará a 10 grados para finales de mes. En tanto, una Luna creciente se unirá al espectáculo este fin de semana para una combinación triple.

La Luna, que se encuentra en fase creciente, aparecerá cerca del planeta Venus este sábado en la noche y se verá el domingo cerca del planeta Júpiter


El encuentro será visible desde todo el mundo cuando se ponga el Sol. El satélite de la Tierra estará más cerca de Venus el sábado y de Júpiter el domingo. Luego, la Luna se apartará de la vista, pero Venus y Júpiter se seguirán acercando. Ambos planetas estarán separados por sólo tres grados para mediados de marzo.

Un fenómeno similar se había apreciado ya sobre fines de diciembre pasado, cuando Venus quedó en conjunción con la Luna. Este fenómeno pudo observarse a simple vista en el hemisferio Norte. El planeta y el único satélite de la Tierra quedaron alineados, ofreciendo también un espectáculo de intenso brillo. Ello hizo posible que también este espectáculo fuera visto en los cielos de las ciudades europeas.

Fuente: El País

Al mirar justo encima y a la izquierda de la Luna, podrá ver el resto de la Luna iluminada por la luz que refleja nuestro planeta Tierra.


Quantum opina:

Venus y Júpiter se están alineando en el cielo occidental. A mediados de febrero los dos planetas tenían 20 grados de separación desde un punto de vista óptico. La separación se cerrará a 10 grados para finales de mes. En tanto, una Luna creciente se unirá al espectáculo este fin de semana para una combinación triple.

El encuentro será visible desde todo el mundo cuando se ponga el Sol. El satélite de la Tierra estará más cerca de Venus el sábado y de Júpiter el domingo. Luego, la Luna se apartará de la vista, pero Venus y Júpiter se seguirán acercando. Los dos planetas gradualmente se acercarán y pasarán uno al lado del otro en la noche del 13 de marzo de este año.

Temas relacionados:

- La Tierra en realidad parece una patata
- Dos Lunas en el Cielo: La Falsedad desenmascarada
- El Sistema Solar pudo tener un quinto planeta gigante



24 febrero 2012

NASA descubre que las nubes de la Tierra están cada vez más bajas




votar


La altura de las nubes ha disminuido en promedio un uno por ciento durante la primera década de este siglo y ello podría tener consecuencias para el clima global en el futuro. Científicos de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, analizaron registros sobre la altura de las nubes desde marzo de 2000 a febrero de 2010.

Para ello utilizaron datos obtenidos por el espectro radiómetro de ángulos múltiples, Multiangle Imaging Spectroradiometer, o MISR, uno de los instrumentos a bordo de la sonda Terra. MISR fue construido por el Laboratorio de Propulsion a Chorro de la NASA, Jet Propulsion Laboratory o JPL, en Pasadena, California, y es uno de los cinco instrumentos a bordo de Terra.

El instrumento utiliza nueve cámaras a diferentes ángulos que producen imágenes de las nubes alrededor del planeta, permitiendo medir su altura y movimiento.

Una reducción constante en la altura de las nubes permitiría a la Tierra enfriarse de manera más eficiente hacia el espacio.


Impacto en el calentamiento global

El estudio, que fue publicado en la revista Geophysical Research Letters, mostró una tendencia a la disminución en la altura de las nubes. A lo largo de la década, la reducción promedio fue de entre 30 y 40 metros y gran parte de la disminución en la cifra global se debió a la menor presencia de nubes a grandes alturas.

Los científicos descubrieron patrones complejos, con disminuciones en la altura en algunas regiones y aumentos en otras. Pero a nivel global, la tendencia promedio es una reducción en altura. El profesor Roger Davies, uno de los investigadores, señaló que si bien los registros no cubren un tiempo suficientemente prolongado como para indicar cambios definitivos, sí proveen un indicio de que "puede estar ocurriendo algo importante".

Los científicos deberán monitorear a largo plazo la altura de las nubes para determinar cuán significativos son los cambios para la temperatura global del planeta. Una reducción consistente en la altura de las nubes podría contribuir a la pérdida de calor hacia el espacio y reducir la temperatura en la superficie terrestre, lo que a su vez podría hacer más lentos los efectos del calentamiento global.

"No sabemos exactamente qué es lo que ha causado una reducción en la altura promedio de las nubes", señaló Davies. "Pero la razón debe estar relacionada con un cambio en los patrones de circulación que regulan la formación de las nubes a gran altura".

El estudio revela que la altura de la nube global promedio se redujo en alrededor de un uno por ciento durante la década, es decir de 30 a 40 metros.


Incertidumbre

Sólo ha sido posible recientemente medir los cambios en la altura de las nubes a nivel global. "Las nubes son uno de los grandes factores de incertidumbre a la hora de predecir el clima del futuro", señaló Davies.

"Es extremadamente difícil proyectar la altura de la nubes y por eso esta variable no suele ser tomada en cuenta en los modelos computarizados sobre el clima futuro. Por primera vez hemos logrado medidr la altura de las nubes a nivel global y el desafío ahora es incorporar esta información en los modelos climáticos".

Está previsto que la sonda Terra, que fue lanzada en diciembre de 1999, continúe recoletando datos durante toda la presente década. Otra misión de la NASA que estudia las nubes es CloudSat, que fue lanzado en 2006 y es el primer satélite que utiliza radares para hacer un corte virtual hacia el interior de la nube con el objetivo de ver su estructura vertical.

Fuente: BBC

Sonda Terra (EOS AM-1).


Quantum opina:

Después de 10 años de investigación, la NASA descubre que las nubes de la Tierra están cada vez más bajas. El descubrimiento fue posible gracias al trabajo realizado por la sonda TERRA (EOS AM-1), un satélite multinacional de la NASA de investigación científica que funciona en sincronía con la órbita del sol alrededor de la Tierra. El nombre de "Terra" viene del latín y significa tierra. El satélite fue lanzado desde Vandenberg Air Force Base el 18 de diciembre de 1999, a bordo de un vehículo Atlas IIAS y comenzó a recoger datos el 24 de febrero de 2000.

Calipso y CloudSat conforman jnto a los satélites Agua, Aura (NASA) y Parasol (CNES) forman el A-Train, el laboratorio meteorológico más efectivo del mundo.


CloudSat es un satélite de observación terrestre de la NASA, creado para proporcionar un mejor entendimiento de la distribución, abundancia estructura y propiedades radiativas de las nubes. Fue el primer satélite con un radar de ondas milimétricas, 1000 veces más sensible que cualquier radar meteorológico existente. Fue lanzado el 28 de abril de 2006 a bordo de un cohete Delta II, junto con el satélite Calipso. CloudSat y Calipso se unieron a otros tres satélites de observación terrestre avanzados ya en órbita: Aqua, Parasol y Aura. Juntos forman el llamado A-train.

Temas relacionados:

- Extrañas formaciones nubosas cautivan cielo dominicano
- Una guerra nuclear podría revertir el calentamiento global
- El Sistema Solar está atravesando una “Pelusa” de 30 años luz de extensión



23 febrero 2012

NASA detecta el huracán estelar más potente jamás captado




votar


Científicos de la Agencia Aeroespacial de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés) registraron las ráfagas de viento más rápidas nunca antes detectadas alrededor de un agujero negro. El viento alcanzó velocidades de casi 32 millones de kilómetros por hora, lo que representa casi un 3% de la velocidad de la luz. Las ráfagas resultaron casi 10 veces más rápidas que las detectadas anteriormente en un hoyo negro derivado de masa estelar.

El agujero negro protagonista de estos super vientos, es diferente a los comunes pues se encuentra en un sistema binario llamado IGR J17091, donde una estrella que parece funcionar como un sol, gira alrededor de este agujero negro.


“Este es el equivalente cósmico de los vientos de un huracán categoría cinco”, explicó el investigador Ashley King de la Universidad de Michigan. “No esperábamos ver vientos tan poderosos de un agujero negro como este”, agregó. A diferencia de los vientos de un huracán terrestre, los vientos de este agujero negro soplan en muchas direcciones diferentes, según la NASA.

El agujero negro causante responsable de estas ráfagas, conocido entre los científicos como IGR J17091, impresionó a los investigadores por la gran velocidad de sus ráfagas en comparación con su pequeño volumen. “Es una sorpresa que este pequeño agujero negro sea capaz de generar las velocidades de viento que típicamente solo vemos en agujeros negros gigantes”, afirmó el investigador Jon Miller, también de la Universidad de Michigan.

Las nuevas observaciones han registrado el soplo de viento más rápido que jamás se haya visto con un disco en torno a este agujero negro de masa estelar.


Otro importante descubrimiento es que las ráfagas de viento, originadas en un disco de gas alrededor del agujero negro, expulsan mucho más material que el propio agujero negro atrae, lo cual contradice la creencia popular de que estos agujeros atraen todo a su alrededor.

El hallazgo, realizado con la ayuda del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA, permitirá a los investigadores entender más el comportamiento de los agujeros negros, los cuales nacen cuando colapsa una estrella de dimensiones extremadamente grandes, generalmente con un peso entre cinco y 10 veces superior al del sol.

Fuente: CNN

Agujero negro.


Quantum opina:

IGR J17091 es un sistema binario en cuya estrella central, equivalente a nuestro sol, orbita un agujero negro. Se encuentra en el saliente de la Vía Láctea a unos 28.000 años luz de la Tierra. Los agujeros negros de masa estelar son aquellos que se forman por el colapso de una estrella masiva, cuyo tamaño es entre cinco y diez veces la del Sol, y emiten radiaciones y vientos al igual que otros agujeros más grandes. Sin embargo, hasta ahora los investigadores no sospechaban que los vientos fueran capaces de alcanzar velocidades tan altas.

La alta velocidad del viento se estimó a partir de un espectro realizado por Chandra en 2011. El espectro muestra la intensidad de los rayos X. Los iones emiten y absorben distintas características en los espectros, que permiten a los científicos hacer su seguimiento y ver su comportamiento. Hace unos meses un espectro no mostró evidencia de viento a tan alta velocidad, por lo que los investigadores suponen que “el viento probablemente se enciende y apaga con el tiempo” a manera de latidos o de pulsos.

Temas relacionados:

- Que es un agujero negro?
- Un agujero negro gigantesco ocupa el centro de nuestra galaxia
- Proponen nueva manera de crear un agujero negro
- Astrofísicos creen saber cómo destruir un agujero negro



22 febrero 2012

Water World: descubren el primer planeta acuático




votar


Una nueva clase de exoplaneta acaba de añadirse a las que ya conocíamos. Se trata de un extraordinario mundo formado, en su mayor parte, por agua. Hasta el momento, nunca se había encontrado nada parecido, aunque la existencia de "planetas acuáticos" ya había sido predicha por los científicos.

GJ1214b fue descubierto en 2009 por astrónomos del MEarth Project (cuyo objetivo es buscar planetas similares al nuestro usando telescopios basados en tierra). Pero sus características físicas no habían podido ser determinadas. Ahora, un equipo internacional de investigadores dirigido por Zachory Berta, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, ha logrado determinar, utilizando el telescopio espacial Hubble, que el planeta está compuesto principalmente de agua. Los investigadores publicarán sus resultados en un próximo número de la revista Astrophysical Journal.

GJ1214b probablemente se formó más lejos de su estrella, donde el hielo de agua era abundante, y luego emigró a su actual ubicación hace mucho tiempo.


"GJ1214b no se parece a ningún planeta que conozcamos -asegura Berta-. Una gran parte de su masa está hecha de agua".

El nuevo planeta acuático se encuentra a 40 años luz de la Tierra, en la constelación de Ofiuco. Se trata de una "supertierra" que tiene 2,7 veces el diámetro de nuestro propio mundo y es siete veces más masivo que él. GJ1214b gira alrededor de una enana roja. Completa una órbita cada 38 horas y sólo se encuentra a unos dos millones de km de su estrella. Se estima que su temperatura superficial ronda los 230 grados centígrados.

Ya en 2010, un grupo de investigadores sugería la naturaleza acuática de este mundo. Un equipo dirigido por el astrofísico Jacob Bean estudió entonces su atmósfera y sugirió que su componente principal era el agua. Sin embargo, sus datos no fueron suficientes para determinar sin lugar a dudas la composición del nuevo mundo. Ahora, Zachory Berta y sus colegas han dirigido el Hubble hacia GJ1214b, y lo han estudiado justo en el momento en que cruzaba por delante de su estrella.

La estructura interior del planeta alienígena es probablemente muy diferente de la de nuestro mundo.


Durante el tránsito, la luz de la estrella se filtra a través de la atmósfera planetaria, revelando así la naturaleza de los gases que la forman. "Utilizamos el Hubble -explica Berta- para medir en infrarrojos el ocaso de este mundo". La neblina gaseosa de la atmósfera resulta más transparente en el infrarrojo que en la luz visible, por lo que las observaciones realizadas con el Hubble ayudaron a determinar si los gases atmosféricos eran simple bruma o si se trataba, por el contrario, de vapor de agua.

Los resultados no dejaron lugar a dudas. "Las mediciones hechas con el Hubble -afirma Berta- inclinaron definitivamente la balanza hacia una atmósfera húmeda".

Dado que la masa y el tamaño del planeta eran conocidas, los astrónomos pudieron calcular fácilmente su densidad, que resultó ser de apenas dos gramos por centímetro cúbico, muy inferior a la de la Tierra, que es de 5,5 gramos por centímetro cúbico. Y dado que el agua tiene una densidad de un gramo por centímetro cúbico, resulta lógico pensar que GJ1214b tiene una proporción de agua mucho mayor que la de la Tierra, y también muchas menos rocas.

GJ1214b gira alrededor de una enana roja. y completa una órbita cada 38 horas y sólo se encuentra a unos dos millones de km de su estrella.


En resumen, se trata de un mundo con una estructura interna y externa completamente diferente al nuestro. Y para los que se pregunten cómo es posible que el agua líquida abunde en un entorno que está a 230 grados centígrados, Berta explica que "las altas temperaturas y las enormes presiones contribuyen a formar materiales exóticos como el ´hielo caliente´o el água superfluída´, sustancias que son completamente ajenas a nuestra experiencia diaria".

Los investigadores creen que GJ1214b se formó muy lejos de su estrella, lo suficiente como para que se formaran grandes cantidades de hielo de agua. Después, el planeta fue migrando hacia el interior del sistema. En una época pasada aún por determinar, GJ1214b debió de pasar a través de la zona de habitabilidad de su estrella, y tener temperaturas muy similares a las de la Tierra. Después, al seguir acercándose a su sol, las condiciones fueron cambiando hasta el estado actual.

Es tal el interés suscitado por este mundo, el primer planeta acuático confirmado por la ciencia, que GJ1214b será uno de los primeros mundos que estudie el futuro telescopio espacial James Webb, que sustituirá al Hubble a finales de esta década.

Fuente: ABC

Comparativo que muestra el tamaño que pudiera tener el planeta GJ1214b con respecto a la Tierra (izquierda) y Neptuno (derecha).


Quantum opina:

Me imagino que al observar el titulo de la entrada pudieron pensar que se trataba de la película "Water World", protagonizada por Kevin Costner, sin embargo no es así. Nos referimos al descubrimiento de lo que parece ser un nuevo tipo de planeta, un planeta cuya masa esta compuesta en su mayoría por agua.

Hasta la fecha, los astrónomos han descubierto más allá de nuestro propio sistema solar unos 700 planetas "oficiales", y cerca de unos 2.300 planetas "candidatos" en espera de confirmación. Estos planetas son increíblemente diversos. De estos destacan algunos que orbitan con dos soles. Sin embargo GJ1214b es algo completamente nuevo pero demasiado caliente para sostener la vida, al menos tal como la conocemos. La estructura interior del nuevo planeta es probablemente muy diferente de la de nuestro mundo. Por ahora nos queda esperar a ver que otros nuevos descubrimientos puedan surgir en los próximos años que nos sorprendan más que este.

Temas relacionados:

- Descubren primer planeta con dos soles
- Kepler descubre el planeta más oscuro en el Universo
- Descubren otra Tierra, con atmósfera caliente y agua
- El Sistema Solar contiene más agua de lo que se estimaba



14 febrero 2012

Los animales podrían percibir cambios químicos antes de un terremoto




votar


Podría ser ésa la causa del extraño comportamiento de varias especies en ocasiones de sismos, según investigadores en Estados Unidos y el Reino Unido. Los científicos comenzaron a estudiar posibles cambios en el agua luego de observar cómo una colonia de sapos abandonó su estanque días antes del terremoto en L'Aquila, Italia, en 2009.

Una posible explicación es que las rocas bajo presión inusual liberan partículas con carga eléctrica que reaccionan con el agua. Los animales que viven en medios acuáticos o cerca de ellos son altamente sensibles a cualquier modificación en las propiedades químicas del agua y podrían percibir cambios días antes de que las rocas finalmente cedan en un sismo.

Los científicos, dirigidos por Friedemann Freund de la NASA y Rachel Grant de la Open University, Universidad Abierta, en el Reino Unido, esperan que su hipótesis inspire a biólogos y geólogos a trabajar juntos en la identificación de señales indicadoras de un terremoto inminente.

La investigación comenzó una vez que los científicos observaron como una colonia de sapos abandonaba su estanque días antes de que se produjera el terremoto.


Comportamiento extraño

Los sapos de L'Aquila no son el único ejemplo de animales que muestran comportamientos peculiares previos a un gran sismo. Se ha informado de casos de reptiles, anfibios y peces en circunstancias similares. En 1975, en Haicheng, China, muchas personas dijeron haber visto serpientes abandonando sus cuevas un mes antes de un gran terremoto.

El comportamiento de los reptiles era sumamente extraño, ya que ocurrió en invierno cuando las serpientes estaban en el medio de su período de hibernación. Con temperaturas bajo cero, salir a la intemperie representaba para estos animales de sangre fría un acto suicida.

Relatos como el de las serpientes u otros similares sobre peces que subían a la superficie son anécdotas no comprobadas. Por eso el caso de los sapos de L'Aquila es tan crucial.

Efectivamente los animales son capaces de percibir con antelación la llegada de un temblor.


Éxodo en masa

La bióloga Rachel Grant ya estaba estudiando la colonia de sapos en Italia como parte de su tesis de doctorado. “El cambio fue muy dramático. De 96 sapos no quedó prácticamente ninguno en un período de tres días”, dijo Grant a la BBC . La investigadora publicó sus observaciones en la revista Journal of Zoology. 'Poco después me contactó la NASA', señaló Grant.

Los científicos de la agencia especial estadounidense venían estudiando los cambios químicos que ocurren cuando las rocas son sometidas a presiones extremas. Y al leer el estudio de Grant se preguntaron si el éxodo en masa de los sapos podría estar vinculado a esas modificaciones.

Nuevos estudios de laboratorio revelaron ahora no sólo que ambos fenómenos pueden estar conectados, sino que los cambios en la corteza terrestre podían haber afectado directamente las condiciones químicas del estanque donde vivían los anfibios.

Es el primer mecanismo convincente posible de que existe una señal “pre-terremoto” en los animales acuáticos, semi-acuáticos y de madrigueras que podrían ser capaces de sentir y responder a ellos. Cuando piensas en la gran cantidad de cosas que están sucediendo en estas rocas, sería extraño si los animales no estuvieran afectados de alguna manera.


Cambios en cadena

Friedemann Freund, geofísico de la NASA, demostró que las rocas sometidas a altos niveles de presión liberan partículas con carga eléctrica que pueden fluir hacia rocas vecinas. Y cuando estas partículas llegan a la superficie terrestre reaccionan con el aire, convirtiendo moléculas de aire en partículas con carga eléctrica denominadas iones.

“Se sabe que los iones de carga positiva en el aire pueden causar dolores de cabeza y náusea en los seres humanos y aumentar los niveles de hormonas vinculadas al estrés en los animales”, explicó Freund. También pueden reaccionar con el agua, transformándola en peróxido de hidrógeno o agua oxigenada (H2O2).

Esta cadena de eventos químicos podría afectar la materia orgánica disuelta en el agua del estanque, transformando materias inocuas en sustancias tóxicas para los animales acuáticos. Es un mecanismo complejo y los científicos aclaran que debe ser estudiado en mayor profundidad.

Los cambios químicos que produce la corteza de la Tierra alertan a muchas especies y produce el éxodo.


Pero, según Grant, se trata de la primera explicación plausible de cómo algunos animales parecen percibir señales que anteceden a sismos. “Cuando pensamos en todos los cambios que ocurren en las rocas antes de un sismo sería muy extraño que los animales no fueran afectados de alguna forma”, dijo Grant a la BBC.

Para Freund, el comportamiento animal podría ser un eslabón en una cadena de muchos eventos previos a un terremoto. “Una vez que entendamos cómo todas estas señales están conectadas, si vemos que cuatro o cinco de esas señales apuntan en una dirección, sabremos que algo está a punto de ocurrir”. El estudio fue publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health.

Fuente: BBC Nature


Recordemos el gran terremoto ocurrido en el vecino país de Haití el 12 de enero 2010 donde se muestra en un video a un perro que sale corriendo despavorido segundos antes de derrumbarse el edificio de oficinas en el que se encontraba.


Quantum opina:

Existen muchos casos documentados a lo largo de la historia donde animales han cambiado su conducta de manera significativa justo antes de producirse un terremoto:

En 1755 el famoso filósofo Immanuel Kant observó como una gran cantidad de gusanos salieron de sus escondrijos bajo tierra cerca de Cádiz (España) 8 días antes del devastador terremoto en Portugal.

El 25 de junio de 1966 la ciudad californiana de Parkfield se vio inundada por una ola de serpientes de cascabel que abandonaron en masa su hábitat en las colinas 2 días antes de sufrir un terremoto dicha ciudad.

En 1975 funcionarios de la población china de Haicheng decidieron evacuar la ciudad tras observar que los animales empezaron a comportarse de manera inusual. Poco tiempo después un terremoto de 7,3 grados sacudió Haicheng destruyendo el 90% de los edificios.

El 28 de febrero de 2001 gran parte de los gatos de Seattle se escondieron sin motivo aparente. Transcurridos dos días del suceso la ciudad era golpeada por un seísmo.

Los estudios que tratan de explicar la capacidad que tienen estos animales para predecir terremotos parten de dos teorías diferentes. La primera señala que esto es debido a que los animales pueden percibir las emisiones de gases nobles que expulsa la tierra antes de que se produzca un terremoto. La segunda asegura que es debido a que los pequeños movimientos sísmicos que experimenta la tierra antes del terremoto, imperceptibles para los hombres, no lo son para ciertos animales.

Temas relacionados:

- Aves muertas en Arkansas y Lousiana preocupa a biólogos
- Aves muertas ahora en Suecia, 2 millones de peces muertos en Maryland
- ¿Qué ocurre en la Tierra durante una inversión de los polos magnéticos?
- El campo magnético de nuestro planeta cambia constantemente



09 febrero 2012

Superficie de Marte estuvo cubierta por 2 océanos




votar


Mars Express ha encontrado pruebas que indican que una parte de Marte estuvo cubierta por un océano. Gracias a su radar, se han encontrado sedimentos característicos de un lecho oceánico en una región delimitada por una posible línea costera.

El radar MARSIS lleva recogiendo datos de la superficie de Marte desde que entró en servicio en el año 2005. Jérémie Mouginot, del Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble (IPAG) y de la Universidad de California en Irvine, y su equipo han analizado más de dos años de datos y descubrieron que las llanuras del norte de Marte están cubiertas por depósitos de baja densidad.

Un mapa global generado por la sonda Mars Odyssey en 2001 indica que la superficie de Marte es rica en hielo de agua, especialmente cerca de los polos, donde el agua típicamente constituye una tercera de las tres cuartas partes de su superficie.



Incluso las regiones cercanas al ecuador contienen una fracción significativa de agua promedio de un 5% a un 10% en masa. Estos resultados sugieren que la superficie de Marte es en gran parte de permafrost similar a la tundra en regiones como Siberia y el norte de Canadá en la Tierra.


Mapa topográfico de Marte creado por la Mars Global Surveyor. Las regiones azules son las más bajas y corresponden al posible antiguo océano.


“Pensamos que se trata de material sedimentario, tal vez rico en hielo”, explica Mouginot. “Es una prueba bastante sólida de que en algún momento esta región estuvo cubierta por un océano”. Hace tiempo que la comunidad científica sospecha que pudo existir un océano en Marte; las imágenes obtenidas por varias misiones también muestran características del terreno que recuerdan a las costas de nuestro planeta. Sin embargo, este es un asunto que continua rodeado de controversia.

El equipo de Mouginot piensa que esta región estuvo cubierta por las aguas en dos momentos diferentes de la historia de Marte: hace 4.000 millones de años, cuando imperaba un clima más cálido, y hace 3.000 millones de años, cuando los hielos subterráneos se fundieron a causa de un gran impacto, drenándose hacia las zonas de menor elevación.

En la imagen un diseño artístico del MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding), un radar de baja frecuencia que forma parte de la misión Mars Express de la Agencia Espacial Europea ( ESA).


“MARSIS es capaz de penetrar en el terreno, revelando la estructura de los primeros 60-80 metros del subsuelo del planeta”, explica Wlodek Kofman, líder del equipo de radar en el IPAG. “En toda esta capa podemos ver pruebas que indican la presencia de hielo y de material sedimentario”. MARSIS muestra los depósitos sedimentarios como zonas de baja reflectividad radar. Normalmente estos depósitos están formados por materiales granulares de baja densidad, fruto de la erosión y del arrastre del agua.

Sin embargo, este último océano tuvo un carácter temporal. En menos de un millón de años, según apunta Mouginot, todo el agua que contenía se habría vuelto a congelar en el subsuelo o se habría evaporado. “Pensamos que no permaneció en estado líquido el tiempo suficiente como para que se formase vida”. Para encontrar pruebas de la existencia de vida en el Planeta Rojo, los astrobiólogos tendrán que remontarse todavía más en la historia de Marte, a cuando el agua permanecía en estado líquido durante periodos de tiempo mucho más prolongados.

Las recientes misiones a Marte han revelado una amplia evidencia de grandes masas de agua líquida que una vez existieron en la superficie del planeta. Esta evidencia incluye antiguos valles fluviales, lagos, mares y tal vez incluso grandes océanos. Las imágenes muestran características del terreno que recuerdan a las costas de nuestro planeta.

Sin embargo, este trabajo aporta las mejores pruebas de las que se dispone actualmente sobre la existencia de grandes masas de agua en el Marte primitivo, así como del papel que jugó el agua en la historia geológica del planeta. “Los anteriores estudios sobre la presencia de agua en Marte estaban basados en imágenes y en datos mineralógicos, o en mediciones atmosféricas.

Ahora también contamos con la información del subsuelo recogida por el radar”, explica Olivier Witasse, Científico del Proyecto Mars Express para la ESA. “Esto añade nuevas piezas al rompecabezas, pero la gran pregunta sigue siendo ¿a dónde se fue todo el agua?”. Mars Express continúa su investigación.

Fuente: ESA

Esta imagen muestra como luciría el planeta Marte de haber mantenido sus 2 océanos.


Quantum opina:

Una vez más se robustece la tesis de un pasado "menos árido" en el hoy mal llamado planeta rojo. El descubrimiento de sedimentos reminiscentes de un lecho oceánico, con características de una primigenia línea de costera marciana, permite deducir la existencia de al menos 2 océanos en diferentes periodos. El primero de estos océanos pudo formarse hace 4.000 millones de años cuando la temperatura era más cálida mientras que el segundo se formó hace 3.000 millones de años cuando el hielo comenzó a derretirse creando canales por los que fluyeron las aguas hacia tierras más elevadas.

Ahora queda averiguar qué paso con toda esa agua. Se cree puedan estar actualmente enterrados entre 60 y 80 metros por debajo de la actual superficie del planeta rojo, dada la baja reflectividad al radar de los sedimentos encontrados y que, pudieron haberse erosionado por la acción del agua. Sin embargo, los científicos afirman que la duración de dichos océanos no fue suficiente como para desarrollar vida en su interior.

A pesar de la abundancia de hielo en el planeta, Marte experimenta una supersequía que puede haber durado cientos de millones de años. Sin embargo, los científicos creen que el Marte que conocemos hoy contrasta radicalmente con su historia primitiva, en la que hubo periodos más templados y más húmedos, tal vez más aptos para la vida.

Temas relacionados:

- El Sistema Solar contiene más agua de lo que se estimaba
- Científicos confirman capa de hielo descubierta en Marte es 99% agua pura
- NASA confirma la existencia de agua en Marte y en la Luna
- La NASA descubre agua líquida en Marte
- La NASA da a conocer detalles descubrimiento de glaciares en Marte



06 febrero 2012

Científicos rusos logran llegar a la superficie del lago subglacial Vostok




votar


Investigadores de Rusia alcanzaron tras más de tres décadas de perforación la superficie del lago Vostok que se encuentra a unos 3.800 metros bajo el casquete glacial de Antártida y podría guardar rastros de microorganismos antiguos, comunicó hoy una fuente de la comunidad científica de San Petersburgo.

“Nuestros científicos de la base antártica Vostok concluyeron ayer la perforación a la profundidad de 3.768 metros y alcanzaron la superficie del lago bajo el glaciar”, afirmó la fuente. Un funcionario de Roshidromet, organismo ruso de meteorología y control medioambiental, confirmó que los exploradores llegaron a la superficie del lago Vostok pero no ofreció más detalles.

La base Vostok, el lugar más frío del planeta donde se han llegado a registrar hasta 90 grados bajo cero.


El lago Vostok tiene unos 35 millones de años y durante 15 millones de años permaneció prácticamente aislado de la atmósfera terrestre y la biosfera de superficie. El estudio de su ecosistema único contribuirá a esbozar un guión de cambios naturales del clima en los próximos milenios. También ayudará a entender cómo diversas formas de vida en la Tierra se fueron adaptando a las condiciones extremas.

Científicos de la Unión Soviética iniciaron las obras de perforación en la zona en la década de 1970, en el marco de un programa de estudios paleoclimáticos. Por aquellas fechas ignoraban aún la existencia del lago Vostok que fue descubierto en 1996, con la ayuda de investigadores británicos. En 1998, cuando faltaban unos 130 metros hasta la superficie del lago, los trabajos de perforación se suspendieron a instancias de la comunidad internacional, por falta de una tecnología que pudiera minimizar la posible contaminación del agua.

El Instituto de Minería de San Petersburgo desarrolló un know-how especial para obtener muestras congeladas sin contaminar el agua del lago y los países signatarios del Tratado Antártico aceptaron en 2003 las propuestas de Rusia al respecto. Dos años más tarde, las obras de perforación a gran profundidad se reanudaron.

Fuente: Ria Novosti


La perforación inició hace 20 años, con temperaturas de hasta 30 grados bajo cero y trabajando tan solo 4 meses al año (durante el “verano antártico”) hasta lograr perforar un muro de hielo de nada más y nada menos que 3.748 metros de grosor.


Quantum opina:

Hace más de una semana que no se sabía nada del grupo del Instituto de Investigación Ártica y Antártica de San Petersburgo, quienes llevaban desde noviembre perforando la kilométrica capa de hielo que mantiene aislado desde hace unos 15 millones de años el lago Vostok. Se creía estaban perdidos, pues la última comunicación con la base Vostok se produjo el 28 de enero cuando los científicos rusos realizaron una parada en su trabajo de perforación del hielo para realizar mediciones de presión que eviten sustos.

Sin embargo, en el día de ayer (05/02/2012) se confirmó que los exploradores llegaron a la superficie del lago Vostok, donde los técnicos debieron fabricar brocas especiales para alcanzar la profundidad del lago sin contaminar con querosén las aguas. El lago Vostok contiene altos niveles de oxígeno y nitrógeno, que bien pudo haber causado una explosión ( como una bebida gaseosa agitada que si se lo perfora explota), lo cual explica la pausa prolongada previo a su perforación con un equipo especial.

Los investigadores esperan encontrar microorganismos completamente diferentes y esperan poder sumergir un robot especializado que permita tomar muestras sin afectar el ecosistema de 15 millones de años.


El descubrimiento permitirá a los científicos estudiar las extrañas formas de vida dentro del lago que sobrevivan al frío y la ausencia de sol, lo que podría darnos más pistas sobre posible vida extraterrestre en cuerpos celestes congelados, como Europa, uno de los satélites del gigante gaseoso Júpiter. Lo siguiente es abandonar la zona debido al invierno y regresar por muestras en noviembre de 2012. Posteriormente, entre 2013 y 2014, se espera sumergir un robot para estudiar también las profundidades del lago.

Temas relacionados:

- La anomalía magnética del lago Vostok
- Expedición a punto de llegar al lago subglacial Vostok
- Europa, la luna de Júpiter será destino misión programada para 2020
- Algunas lunas de Júpiter y Saturno reúnen condiciones para la vida



Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.