02 abril 2011

La Tierra en realidad parece una patata




votar


Así lo dijeron expertos en observación de la Tierra reunidos en la Universidad Politécnica de Múnich (sur de Alemania) para presentar los primeros resultados del satélite europeo GOCE (acrónimo en inglés de Explorador de la Circulación Oceánica y de la Gravedad). El satélite de la ESA ha tomado en dos años todas las medidas necesarias para trazar la superficie del geoide de referencia de la Tierra. A partir de esta medición se determinó que la Tierra en realidad, vista con 10.000 veces de aumento, parece una patata.

En los polos, la Tierra está levemente achatada por efecto de la rotación. Sin embargo, los macizos montañosos como el Himalaya, así como masas diversas en el interior de la Tierra tienen un efecto sobre el campo gravitatorio de la Tierra y los océanos. La altura del nivel del mar varía en todo el mundo hasta en 100 metros, según las mediciones de GOCE.



El geoide, que es la forma que tendría un océano imaginario que cubriese todo el planeta sin tener en cuenta corrientes o mareas, es una superficie de referencia fundamental para medir con precisión la circulación oceánica, los cambios del nivel del de Mar o la dinámica del hielo. Estos tres fenómenos están afectados por el cambio climático, al que se pueden aplicar los resultados obtenidos por el satélite.

La altura del nivel del mar varía en todo el mundo hasta en 100 metros, según las mediciones de GOCE.

El nuevo modelo del geoide ilustra que hay importantes diferencias en la gravedad en diversos puntos del planeta. El punto de menor gravedad de la Tierra se sitúa en el Sur de India. La región de América del Norte tiene un campo gravitatorio bajo, lo que en la nueva imagen del geoide distribuida por la ESA se representa con el color azul.

Sin embargo, el color amarillo representa las zonas de mayor gravedad, por ejemplo la región de España y parte del norte de Europa. La parte occidental de América del Sur, la región correspondiente a la cordillera de los Andes, y Australia también tienen una gravedad alta. Los datos también muestran cómo se mueven los océanos y cómo se distribuye el calor del Sol por el planeta.



Los científicos descubrieron también con el satélite GOCE que las corrientes del Atlántico Norte tienen una importancia crucial en regular el clima de la Tierra y que las corrientes de la superficie de los océanos pueden dispersar polución a grandes distancias. Según destacaron los científicos, es prácticamente seguro que el terremoto de 9 grados en la escala de Richter que sacudió a Japón el pasado 11 de marzo modificó la forma de los océanos debido a su fuerte intensidad.

Roland Pail, experto de la Universidad Politécnica de Múnich, dio por seguro que el terremoto de Japón ha influido en la forma de la Tierra ya que fue "un movimiento masivo". Pail explicó que el satélite GOCE pasó por la zona del terremoto un día después de la catástrofe, por lo que los datos y las imágenes recopiladas mostrarán "con seguridad" una modificación en la forma del geoide al compararla con la información anterior.

La costa de Brasil y parte de la costa del norte de África, pueden observarse en esta imagen.


"Los datos de gravedad obtenidos por GOCE están ayudando a desarrollar un modelo mejorado de los procesos que dan lugar a terremotos como el que recientemente devastó el noreste de Japón", según la ESA. El terremoto del 11 de marzo fue causado por el movimiento de las placas tectónicas en el fondo del océano, lo que hace imposible observarlas directamente desde el espacio.

Sin embargo, la ESA añade que "los terremotos dejan una huella visible en las mediciones del campo gravitatorio, que pueden ser utilizadas para comprender mejor los procesos que dan lugar a este tipo de catástrofes naturales y quizás algún día ser capaces de predecirlas". GOCE fue lanzado el 17 de marzo de 2009 desde el cosmódromo ruso de Plesetk y es el primero de una serie de satélites de exploración de la Tierra.

La nueva generación de receptores del sistema global de navegación por satélite GPS utilizarán los datos de GOCE, así como los nuevos modelos para determinar la altitud, por ejemplo, dijo el director de los programas de observación de la Tierra de la ESA, Volker Liebig. Además, los resultados de GOCE, misión que ha costado 350 millones de euros, permitirán entender mejor la importancia climática del océano.

Fuente: ESA

Satélite GOCE (Explorador de la Circulación Oceánica y de la Gravedad) de la ESA.


Quantum opina:

El satélite GOCE fue lanzado en marzo de 2009 y lleva doce meses recogiendo datos de gravedad. Volker Liebig, Director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA, dijo que, beneficiado de un período de excepcional baja actividad solar, GOCE ha sido capaz de permanecer en órbita baja y lograr una cobertura de todo el planeta seis semanas antes de lo previsto. "Esto también significa que todavía tenemos combustible para continuar midiendo la gravedad hasta final de 2012, duplicando así la vida de la misión, y agregar aún más precisión al geoide GOCE".

GOCE ha logrado muchas novedades en la observación de la Tierra, gracias a su gradiómetro, su órbita de menor altitud pese a su tonelada de peso, y su innovador motor de iones que genera fuerzas pequeñas para compensar la resistencia del satélite.

Temas relacionados:

- La gravedad altera el flujo del tiempo
- La gravedad y sus efectos en los astronautas
- ¿Es posible formar una atmósfera en la Luna?
- Phobos no es tan sólido como parece



4 comentarios:

maric dijo...

Hola Carlos vista desde el satélite GOCE la Tierra pierde su belleza exterior, pero como todo lo que cuenta es la interior.
Esto verifica algunas informaciones que ya estaban por Internet, que quizás algunos dudaban de su veracidad y tu articulo las confirma.
Un abrazo de lo más afectuoso inundado de Luz.

Simon Mercado dijo...

Bueno, ahorita esta información será mal interpretada por buscones oportunistas sensacionalistas para difamar a la ciencia. La mayoría de la gente no entenderá que esas imágenes representan a la Tierra sin agua.
Una pregunta: ¿Por qué la Tierra tiene esa forma y no los otro planetas? Considero que con los millones de años que tiene girando y cambiando debería ser casi una esfera. En el video se ven unas protuberancias inmensas, que físicamente, por efecto de la fuerzas centrífugas no debería ser tan amorfas.

Juan Carlos Jiménez dijo...

Saludos Maricmasi, por ello a nuestros ojos toda imagen exterior posee una belleza relativa; personalmente me agrada verla tal cual, desnuda, sin su vestimenta típica (mares y océanos), por supuesto, la verdadera belleza queda en su interior. Gracias Maricmasi por comentar. Un abrazo desde Santo Domingo.

Juan Carlos Jiménez dijo...

Saludos Simón Mercado, tal como lo mencionas estas imágenes corresponden a la Tierra sin agua, lo cual nos permite conocer los lugares con menor (en azul) y mayor gravedad (en amarillo) del globo terráqueo. Son estas fuerzas gravitacionales, junto a los impactos con objetos estelares (asteroides y cometas) y los desplazamientos de las placas tectónicas los que han moldeado nuestro planeta hasta alcanzar su forma actual.

En el caso de los demás planetas de nuestro sistema solar (los internos y rocosos) existen resultados diferentes: Tal es el caso de Venus cuya densa atmósfera provoca que los meteoritos se desintegren bruscamente en su descenso a la superficie (aunque los más grandes pueden llegar y formar un cráter si tienen suficiente energía cinética). A causa de esto, no pueden formarse cráteres de impacto más pequeños de 3,2 kilómetros de diámetro.

Debido a la ausencia de atmósfera, que pudiera desintegrar o frenar multitud de estas rocas, Mercurio pudo haber sufrido un período de intenso bombardeo de meteoritos de grandes dimensiones, hace unos 4000 millones de años.

Marte posee un campo magnético muy débil, unas 2 milésimas del terrestre y tiene atmósfera. Esto provoca que los vientos en su superficie estén cargados de partículas sólidas que “rebajan”, en el curso de los tiempos geológicos, muchos de sus cráteres. Por ello son menos numerosos que en la Luna y la mayor parte de ellos tienen las murallas más o menos desgastadas por la erosión. Por otra parte, los enormes volúmenes de polvo arrastrados por el viento cubren los cráteres menores, las anfractuosidades del terreno y otros accidentes poco importantes del relieve.

Espero haya sido satisfactoria la respuesta y de más esta decir que agradecemos tus comentarios. Un abrazo desde Santo Domingo.

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.