10 enero 2010

Enana blanca T Pyxidis podría causar un daño irreversible a la Tierra




votar


Durante la celebración de la reunión No. 215 de la Sociedad Americana de Astronomía, los astrofísicos expresaron esta semana que las nuevas observaciones realizadas de la estrella T Pyxidis en la constelación de la Brújula (Pyxis), utilizando el satélite International Ultraviolet Explorer, indican que la enana blanca es parte de un sistema binario cercano, cuenta con un sol, y la pareja se encuentra a sólo 3,260 años luz de la Tierra, mucho más cerca que lo que se estimaba anteriormente, a unos 6,000 años-luz de distancia.

La enana blanca en el sistema de T Pyxidis es una nova recurrente, lo que significa que se somete a erupciones termonucleares cada 20 años aproximadamente. Las erupciones más recientes fueron observadas en 1967, 1944, 1920, 1902 y 1890. Estas explosiones son del tipo nova, en lugar de explosiones de supernovas, por lo que no destruyen a la enana blanca, y no tienen ningún efecto en la Tierra. El problema es que los astrónomos no saben por qué ha habido un intervalo más largo que de costumbre desde la última erupción registrada hace ya más de 40 años.

El sistema binario T Pyxidis fotografiado por el telescopio Hubble en abril del 1997.

Los astrónomos creen que las explosiones nova son el resultado de un aumento en la masa de la estrella enana como resultado de los sifones de gases ricos en hidrógeno que absorbe de su compañera estelar (ver sistema binario). Cuando la masa de una nova alcanza un cierto límite, se dispara. Se desconoce si hay una ganancia neta o pérdida de masa durante el ciclo de sifón o explosión, pero si la masa se acumula, el llamado Límite de Chandrasekhar podría ser alcanzado, y la enana blanca se convertiría entonces en una supernova de tipo 1a. En este caso, la enana blanca colapsaría, detonando una explosión tan masiva que resultaría en su destrucción total. Este tipo de supernova libera 10 millones de veces la energía de una nova.

Las observaciones de la enana blanca durante las erupciones nova sugieren que su masa es cada vez mayor, y las imágenes del telescopio Hubble de los depósitos de material expulsado durante las explosiones anteriores apoyan este punto de vista. Modelos de estimación de la masa de T Pyxidis sugieren que podría alcanzar el límite de Chandrasekhar en unos 10 millones de años o menos.

La ilustración muestra como podría verse la explosión de una enana blanca antes y 20 días después.

Según los científicos, la supernova se traduciría en radiaciones gamma con una energía equivalente a 1,000 erupciones solares a la vez - lo suficiente para amenazar a la Tierra por la producción de óxidos de nitrógeno que destruirían la capa de ozono. La supernova sería tan brillante como todas las otras estrellas en la Vía Láctea en su conjunto. Uno de los astrónomos, el Dr. Edward Sion, la Universidad de Villanova en Pensilvania, dijo que la supernova, podría ocurrir "pronto" en las escalas de tiempo familiar para los astrónomos y los geólogos, pero este es un tiempo en el futuro lejano en términos humanos.

Los astrónomos creen que las explosiones de supernovas más cercanas de 100 años luz de la Tierra serían catastróficas, pero los efectos de los acontecimientos de aquellas que se encuentran un poco más lejanas, como el caso en cuestión, no estan claras y dependerá de cuán poderosa sea la supernova. El equipo de investigación ha postulado que T Pyxidis podría estar lo suficientemente cerca y ser tan potente como para causar un daño irreversible a la Tierra, aunque otros investigadores, como el profesor Fillipenko del Departamento de Astronomía de Berkeley, de acuerdo con los cálculos y cree que, llegado el momento, es poco probable que la supernova pueda destruír nuestro planeta.

Fuente: physorg.com

Quantum opina:

No conforme con las amenazas estelares que acechan a nuestro planeta surge otra noticia con caracteristicas similares, esta vez proveniente de una enana blanca llamada Pyxidis T, cuya explosión podría afectar seriamente la superficie terrestre arrastrando con ella nuestra capa de ozono. Los astrónomos sostienen que gracias al satélite International Ultraviolet Explorer han podido constatar que T Pyxidis está compuesta por dos estrellas. Una de ellas, la enana blanca, es la que está absorbiendo el gas por lo que crece constantemente, lo que la haría volar en pedazos.

Los expertos dijeron que el telescopio espacial Hubble ha fotografiado a la estrella que se prepara para su big bang con una serie de pequeñas explosiones o “eructos”, llamados Nova. Estas explosiones se realizaron regularmente cada 20 años a partir de 1890, pero se detuvieron después de 1967. Lo que indica que desde 1987 estamos en cuenta regresiva para el próximo “eructo”. Sin embargo Robin Scagell, vicepresidente de la Sociedad del Reino Unido para la Astronomía Popular, dijo que “la estrella puede convertirse en una supernova pronto, pero eso puede significar varios años así que no tengo pesadillas”, concluyó.

Temas relacionados:

http://quamtum.blogspot.com/2010/01/el-sistema-solar-se-ve-afectado-por-la.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/01/la-estrella-wr-104-puede-no-ser-una.html



0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.