19 julio 2010

Estudios indican gente solitaria es más propensa a creer en "Dios"




votar


La religión forma parte de la herencia biológica del ser humano. Herencia pues no venimos creyendo, nos enseñan a creer. En esencia, la religión también sirve para integrar a las personas en un colectivo. Y es en ese sentido donde la idea de un Dios funciona como un vínculo social.

Esta idea no es tan abstracta como parece. Al menos asi lo demuestra un estudio que realizó a principios de la década de 1980 la psicóloga Catalin Mamali, que trataba de analizar cómo las personas perciben sus relaciones con los demás y cómo crea mapas mentales de sus relaciones.

Desarrolló un método para plasmar estos mapas mentales pidiendo a la gente que identificara a aquellos con los que interactuaba y que dibujara sus relaciones en una especie de gráfico de red. Se le dijo a sus sujetos de estudio que pensaran en gente “cercana” y “altamente significativa” en sus vidas, y que dibujaran las conexiones. Se mencionaron ejemplos, como padres, hijos, hermanos, parejas, mejores amigos y vecinos.

Psicólogo John Cacioppo

Lo sorprendente del estudio es que un número elevado de sujetos incluyó a Dios como un nodo en su red y conectó explícitamente a todos los miembros de la red con su Dios. Esta personificación de Dios incluso se vuelve más intensa cuando el individuo ha perdido de manera reciente un ser querido, como si al perder la conexión con otras personas quisiera reforzar la conexión con su Dios.

Los estudios del psicólogo John Cacioppo y sus colegas también mostraron que las personas socialmente aisladas tienden a antropomorfizar el mundo que les rodea. En el estudio en cuestión se repartió un test de personalidad a 99 personas (de las cuales, la mitad sí creía en Dios, y la otra mitad, no) y les asignaron de manera aleatoria uno de los dos posibles resultados del test, independientemente de sus respuestas.

Uno de los resultados era: “Eres el tipo de personas que mantienen relaciones gratificantes a lo largo de su vida”; el otro: “Eres del tipo de personas que acaban por quedarse solas en la vida”. Es decir, que a la mitad de los sujetos se les indujo experimentalmente una sensación de soledad, de estar desconectados de los demás.

La sensibilidad religiosa está relacionada con el deseo de conexión social con los demás y no con la conexión espiritual con Dios.

A continuación se clasificó a los sujetos de estudio en función de si creían en ángeles, en espíritus y en Dios.

Como era previsible, los sujetos que habían afirmado ser creyentes antes de iniciar el test respondieron positivamente a estas preguntas. Sin embargo, independientemente de si creían o no en Dios, aquellos a los que se dijo que acabarían desconectados afirmaron tener mayor fe en los agentes sobrenaturales.

Por supuesto, inducir a la gente que se sintiera desconectada de los demás no transformó a los ateos en personas profundamente religiosas, pero sí los empujó de manera general a creer más en Dios. Así pues, la idea que se trata de transmitir por los autores es que la sensibilidad religiosa está en parte programada en el cerebro, y está relacionada con el deseo de conexión social con los demás, y no sólo con la conexión espiritual con Dios.

Las investigaciones sobre las maneras en que básicamente funciona la mente confirman esta teoría. Por ejemplo, hay estudios funcionales de resonancia magnética que muestran cómo al experimentar sentimientos religiosos y estados alterados de conciencia, la parte del cerebro que regula la conciencia del yo en el tiempo y en el espacio deja de funcionar. (…) En esencia, al cerebro se le engaña para que crea que las fronteras sociales no existen o, lo que es lo mismo, que todo el mundo está conectado con todo el mundo. (…) De esta manera un movimiento religioso puede aglutinar a grupos de individuos dispares en busca de un objetivo común, ya sea ayudar a los pobres, construir grandes estructuras o iniciar una guerra contra grupos rivales.

Fuente: Genciencia.com


Quantum opina:

Usando datos de un análisis a gran escala con más de 5.000 sujetos, un equipo de investigadores ha demostrado que la gente solitaria tiende a compartir su sensación de soledad con sus más allegados (amigos y vecinos), que tienden a aislarse también. Esas personas terminan sintiéndose “solas en la multitud” y, a lo largo del tiempo, los grupos de individuos solitarios y desconectados se desplazan hacia los márgenes de las redes sociales.

“En la periferia la gente tiene menos amigos, por lo que su soledad termina haciéndoles perder los pocos vínculos que mantenían”, explica John Cacioppo, coautor del estudio. Además, la investigación revela que las mujeres son más propensas a “atrapar” la soledad de los otros, y que la gente solitaria es menos sincera con los demás, lo que impide hacer nuevos amigos. Puesto que el aislamiento se asocia a multiples enfermedades mentales y físicas que acortan la vida, Cacioppo insta a tomar medidas.

La investigación ha sido financiada por el Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos y publicada en la revista Journal of Personality and Social Psychology.

Temas relacionados:

http://quamtum.blogspot.com/2010/06/el-universo-una-especie-de-holograma.html
http://quamtum.blogspot.com/2010/05/los-8-descubrimientos-de-la-fisica.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/08/el-big-band-y-la-expansion-del-universo.html



0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.