20 julio 2010

Desarrollan líquido resistente podría utilizarse para crear chalecos antibalas




votar


La empresa tecnológica de defensa y seguridad BAE Systems, con base en Bristol (Inglaterra), ha creado un tipo de blindaje líquido capaz de proteger de los impactos de bala que podría utilizarse para la confección de chalecos antibalas más livianos que los actuales.

En concreto, este novedoso material es el resultado de combinar un fluido dilatante no newtoniano con la fibra kevlar, una resistente poliamida sintética que se utiliza en ropa de alta seguridad. De momento la compañía mantiene en secreto la fórmula química del líquido, aunque aseguran que el material funciona absorbiendo la fuerza de choque de la bala y responde volviéndose más viscoso. En concreto, los científicos artífices del proyecto lo han descrito como "una natilla a prueba de balas donde las moléculas se juntan cuando hay un impacto".

BAE Systems afirma que el líquido podría utilizarse para producir chalecos antibalas mucho más ligeros, más flexibles y efectivos para el personal militar. El kevlar con el líquido funciona mucho más rápido y el impacto no es tan profundo, por lo que los nuevos chalecos protegerían del impacto de una bala y en caso de que su portador fuese alcanzado con metralla.

Los fluidos dilatantes no son nuevos en la investigación de tecnología militar.

En las pruebas se ha usado una pistola grande accionada por gas que disparaba balas de metal a más de 300 metros por segundo contra dos materiales de prueba: 31 capas de kevlar sin tratar y 10 capas de kevlar combinado con el líquido dilatante. Estos resultados fueron presentados durante una exhibición de tecnología de defensa en el Centro de Tecnología Avanzada de BAE en Bristol.

No es la única tecnología de defensa con formato líquido. El año pasado, científicos del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa del Reino Unido (DSTL) comenzaron a desarrollar una pintura para vehículos militares que podría absorber los agentes de un ataque químico y descontaminarse a sí misma.

Fuente: Muy Interesante

Los chalecos antibalas utilizan varias capas de placas gruesas y pesadas de Kevlar que restringen el movimiento y contribuyen a la fatiga.


Quantum opina:

Los científicos comentaron que la idea no es hacer que el Kevlar desaparezca sino más bien combinarlo para poder mejorar su eficiencia. En los chalecos antibalas estándar, se utilizan varias capas de placas gruesas y pesadas de Kevlar que restringen el movimiento y contribuyen a la fatiga, sin embargo lo que hicieron estos investigadores fue crear una sustancia que modifica sus moléculas cuando recibe un impacto, haciendo muy difícil poder penetrarla, al menos para las armas de bajo calibre.

Los fluidos dilatantes no son nuevos en la investigación de tecnología militar. Los Laboratorios de Investigación del Ejército de Estados Unidos ya han llevado a cabo pruebas utilizando líquidos similares. Estos ensayos ofrecen la primera evidencia clara de que el blindaje líquido puede efectivamente proteger a los soldados en un futuro no muy lejano.

Temas relacionados:

http://quamtum.blogspot.com/2009/07/australia-apuesta-los-soldados-robots.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/06/el-xm25-con-balas-radiocontrol-ya-no.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/05/buscando-el-guerrero-final.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/03/eeuu-espera-contar-para-el-2020-con-el.html



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Maizena mejorada :D

Anónimo dijo...

Isso realmente resolveu meu problema, obrigado!

Anónimo dijo...

Como novato, siempre estoy buscando en línea para los artículos que me puede ayudar. Gracias Wow! ¡Gracias! Siempre quise escribir en mi sitio algo así. ¿Puedo tomar parte de tu post en mi blog?

Anónimo dijo...

Recientemente me encontré con tu blog y he estado leyendo a lo largo. Yo pensaba que iba a dejar mi primer comentario. No sé qué decir, excepto que he disfrutado de la lectura. blog de Niza.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por escribir esto, era increíblemente informativa y me dijo que una tonelada

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.