09 junio 2010

Jacques-Yves Cousteau, mejor conocido como el Capitán Cousteau.




votar


Hace un centenar de años el mar era tan desconocido como el espacio, lleno de secretos y misterios. Fue en ese tiempo cuando el mundo recibió en sus brazos a quién en lo adelante se convertiría en el defensor de la vida submarina, una leyenda, símbolo de la lucha contra la depredación y contaminación de los océanos... Jacques-Yves Cousteau, mejor conocido como el Capitán Cousteau.

Jacques Cousteau nació el 11 de junio de 1910 en Saint-André-de-Cubzac (Gironde, Francia), siendo sus padres Daniel y Elizabeth Cousteau. Pasó gran parte de su niñez cerca del agua, nadando y entreteniéndose con mecanismos tales como las cámaras acuáticas y juguetes mecánicos. Terminando la escuela, En 1930 Cousteau ingresó a la armada francesa (la Academia Naval Francesa) y desde 1933 a 1935, sirvió en el Lejano Oriente, en el mar, en el crucero Primauguet, y en tierra, en Shanghai. Se entrenó como aviador naval hasta que un serio accidente de automóvil acabó con su carrera de aviador.

Fue entonces, cerca de Toulon, cuando se puso por primera vez una máscara subacuática, un momento decisivo en su vida. En 1943, el ingeniero francés Emile Gagnan y él rompieron una barrera psicológica que se remontaba a la época de los pescadores de esponjas de la antigua Grecia. Inventaron el "Aqua Lung" (pulmón acuático en inglés) un dispositivo que permitía a la gente respirar libremente bajo el agua sin la necesidad del tubo de aire proveniente de la superficie.

"Vi cómo mueren los peces que yo amo. Busqué las causas. El hombre es culpable".

Hasta aquel momento, el océano se consideraba un lugar peligroso y misterioso por la mayoria de los habitantes de este mundo. Hoy en día unos 6 millones de personas tienen una licencia de buceo recreativo. Este espacio interior, tan cercano como desconocido empezó a desvelar sus secretos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Cousteau creó y organizó, junto con el Comandante Philippe Tailliez y Frédéric Dumas, una unidad de investigación subacuática para efectuar experimentos técnicos y estudios de laboratorio sobre el buceo. En 1950, el Capitán Cousteau compró el Calypso, un antiguo dragaminas de construcción americana. Durante el año siguiente se transformó al Calypso en un barco oceanográfico, momento en que comenzaron las aventuras del ahora famoso barco. Desde entonces el Calypso ha navegado por todo el mundo y ha explorado varios de los mas importantes rios del planeta. El Calypso acabó tristemente sus días por culpa de un incendio en un puerto de Asia.

En colaboración con el ingeniero Jean Mollard, Cousteau diseño el Platillo de Buceo en 1959, un sumergible redondo, altamente maniobrable y capaz de sumergirse a 350 metros con dos personas a bordo. En 1965, Cousteau botó dos sumergibles monoplazas, las "Moscas Marinas". También dirigió experimentos sobre técnicas de buceo en saturación: "Conshelf I" delante de Marsella (1962), "Conshelf II" en el Mar Rojo (1963), y finalmente "Conshelf III" (1965), cerca de Niza, en la que seis hombres respiraron una mezcla de helio y oxígeno, viviendo y trabajando a 100 metros de profundidad durante tres semanas.

Cousteau diseño el Platillo de Buceo en 1959, un sumergible redondo, altamente maniobrable y capaz de sumergirse a 350 metros con dos personas a bordo.


Cousteau y el ingeniero francés Emile Gagnan inventaron el "Aqua Lung" (pulmón acuático en inglés) un dispositivo que permitía respirar libremente bajo el agua sin la necesidad del tubo de aire proveniente de la superficie.


El Capitan Cousteau, el Profesor Lucien Malavard y Bertrand Charrier comenzaron el desarrollo del sistema de propulsión a vela "Turbosail" en 1982 y, un año más tarde, comprobaron el sistema en el "Moulin à Vent", un catamaran adaptado. El sistema fue refinado para el barco experimental "Alcyone", el cual ha demostrado sus capacidades en varias expediciones.

Cousteau, considerado uno de los exploradores más influyentes y protectores del medio ambiente del siglo XX, transmitió su mensaje a través de los libros, las películas y los documentales de televisión. Jacques-Yves Cousteau también era un fotógrafo subacuático, y fue el primero en popularizar las videofilmaciones submarinas. Las filmaciones de sus exploraciones con el barco "Calypso" han sido emitidas por televisión durante años en todo el mundo.

Jacques Cousteau produjo más de setenta filmaciones para la televisión, documentales que han ganado numerosos Emys y otros premios. El Capitán Cousteau también ha producido tres películas completas de larga duración, "El Mundo del Silencio" ("The Silent World") que obtuvo un Oscar y una Palma de Oro, "El Mundo sin Sol" ("World Without Sun") que ganó un Oscar y el Gran Premio del Cine Francés para la Juventud, y "Viaje al Fin del Mundo" ("Voyage to the Edge of the World").

El Calypso, barco oceanográfico del Capitán Cousteau.


El Capitan Cousteau a bordo del Calypso.


Las filmaciones de sus exploraciones con el barco "Calypso" han sido emitidas por televisión durante años en todo el mundo.


El Capitán Cousteau ha escrito, en colaboración con varios co-autores, más de cincuenta libros, publicados en más de doce idiomas. Los últimos libros publicados son "Viaje de Cousteau al Amazonas" (1984), "Jacques Cousteau / Ballenas" (1988), "Las Islas del Pacífico" (1990), La Isla de los Espíritus" (1995), y "El Mundo de los Delfines" (1995).

El 25 de junio de 1997 un infarto cardíaco le quitó la vida, falleció a los 87 años. Su funeral fue masivo, en la catedral de Notre-Dame en París. Sus cenizas fueron trasladadas al mausoleo familiar en Saint-André de Cubzac, su ciudad natal. Con su muerte, el mundo perdió más que a un estimado biólogo y oceanógrafo, perdió a su guía más grande del reino desconocido que comprende los océanos de nuestro planeta.

Hoy en día, la mayor parte de las universidades ofrecen cursos de biología marina, cuyos alumnos fueron inspirados por las películas del Comandante Cousteau durante su infancia. "Su impacto es incalculable" dijo la doctora Sylvia Earle, una conocida oceanógrafa de Oakland y anteriormente jefe científico de la NOAA, en Washington D.C. "Consideremos lo que ha sucedido durante su vida" dijo ella. "Se ha aprendido más sobre los océanos que durante toda la historia anterior de la humanidad. Y ciertamente él esta al frente de todo."

La familia de Jacques-Yves Cousteau.


Su propósito consistía en llamar la atención sobre los peligros a los que se enfrentarían las futuras generaciones ante el deterioro de nuestro planeta.


Hasta 1940, los científicos estudiaban los océanos recolectando especímenes muertos y conservándolos en jarros de formaldehido. Hoy en día existe una amplia red de laboratorios marinos en todo el mundo, los cuales emplean el material subacuático diseñado originalmente por Cousteau.

A menudo descrito por los biólogos marinos más como un comunicador que como un científico empírico, el genio de Cousteau residía en dar a conocer el océano y sus criaturas a la gente que no leía la densa prensa científica. "Él era un explorador, un profesor, un showman y un poeta". A través de sus documentales y libros, Cousteau contribuyó más a nuestro entendimiento de los océanos que cualquier otra persona.

La Sociedad Cousteau y su homólogo francés el Equipo Cousteau, los cuales fueron fundados por él, siguen funcionando hasta el día de hoy.

Fuente: Marenostrum.org

"Muchas personas luchan contra el mar, más sin embargo, yo lo amo".

Quantum opina:

En noviembre de 1960, en Mónaco, una visita oficial del presidente francés Charles de Gaulle se convirtió en un debate sobre los sucesos de octubre de ese mismo año y sobre los experimentos nucleares en general. El embajador francés ya le había sugerido al Príncipe Raniero que evitara el tema, pero supuestamente el presidente le pidió a Cousteau, en una forma amigable, ser más comprensible con las investigaciones nucleares, a lo cual Cousteau supuestamente le respondió: "No señor, son sus investigaciones las que deben ser más comprensivas con nosotros".

A Cousteau no le gustaba estar en primera plana, era reservado y callado, cuando se trataba de su persona. Odiaba el mundo de las apariencias y sólo se relacionaba con los grandes y poderosos del mundo cuando se trataba de poner su nombre al servicio de su objetivo y no al revés. Su propósito consistía en llamar la atención sobre los peligros a los que se enfrentarían las futuras generaciones ante el deterioro de nuestro planeta.

"Vi cómo mueren los peces que yo amo. Busqué las causas. El hombre es culpable", explicó Cousteau, para quien la tecnología no es la desgracia de la humanidad, sino las personas, que usan la tecnología. Hoy lo extrañamos y recordamos esa imagen a bordo del Calypso, siempre sonriente, cubriendo su cabeza con el icónico gorro de lana rojo, diciéndonos: "Muchas personas luchan contra el mar, más sin embargo, yo lo amo".

Temas relacionados:

http://quamtum.blogspot.com/2010/04/explosion-deepwater-horizon-rumbo-ser.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/09/calentamiento-oceanos-afecta-rotacion.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/06/el-atlantico-el-oceano-con-mayor.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/06/podrian-los-oceanos-arrastrar-el-campo.html



0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.