26 junio 2011

El Sol y los planetas del Sistema Solar pudieron formarse de manera diferente




votar


El análisis de muestras obtenidas por la misión Génesis de la NASA indica que nuestro Sol y sus planetas interiores pueden haberse formado de manera diferente a como los científicos pensaban hasta ahora. Los datos revelaron pequeñas diferencias en los tipos de oxígeno y nitrógeno presentes en el Sol y los planetas. Estos elementos se encuentran entre las más abundantes en nuestro sistema solar. Aunque las diferencias son leves, las consecuencias podrían ayudar a determinar cómo evolucionó nuestro Sistema Solar.

El aire en la Tierra contiene tres tipos diferentes de átomos de oxígeno, que se diferencian por el número de neutrones que contienen. Casi el 100 por ciento de los átomos de oxígeno en el sistema solar están compuestos de O-16, pero también hay pequeñas cantidades de isótopos de oxígeno más exóticos llamados O-17 y O-18. Los investigadores que estudian el oxígeno de las muestras de Génesis encontraron que el porcentaje de O-16 en el Sol es ligeramente más alta que en la Tierra, la Luna y los meteoritos. Los porcentajes de los otros isótopos fueron ligeramente inferiores.

Genesis permaneció en el punto Lagrange L1 durante 886 días.


"La implicación es que no nos formamos de los mismos materiales de la nebulosa solar que crearon el sol -algo cuyo cómo y por qué están por descubrir", dijo Kevin McKeegan, co-investigador de Génesis la Universidad de California, Los Ángeles y el autor principal de uno de los dos artículos publicado esta semana en Science al respecto.

El segundo estudio detalla la cantidad de nitrógeno en el Sol y los planetas. Como el oxígeno, el nitrógeno tiene un isótopo, N-14, que representa casi el 100 por ciento de los átomos en el sistema solar, pero también hay una pequeña cantidad de N-15. Los investigadores que estudian las mismas muestras dan cuenta de que cuando se compara a la atmósfera de la Tierra, el nitrógeno en el Sol y Júpiter tiene un poco más de N-14, pero el 40 por ciento menos N-15. Tanto el Sol y Júpiter parecen tener la misma composición de nitrógeno.

"Estos resultados muestran que todos los objetos del sistema solar, incluyendo los planetas terrestres, meteoritos y cometas, son anómalos en comparación con la composición inicial de la nebulosa de la que se formó el sistema solar", dijo Bernard Marty, coinvestigador de Génesis en el Centro de Investigaciones Petrographiques et Geochimiques en Nancy, Francia y autor principal del estudio. "La comprensión de la causa de tal heterogeneidad impactará en nuestro punto de vista sobre la formación del sistema solar".

En modo de recepción, La sonda Génesis recogiendo información del flujo de viento solar. (Cortesía NASA/JPL-Caltech).


Los datos fueron obtenidos del análisis de las muestras de viento solar recogidas por Génesis, concretamente del material expulsado desde la parte externa del sol. Este material puede ser considerado como un fósil de nuestra nebulosa debido a la preponderancia de la evidencia científica que sugiere que la capa externa de nuestro sol no ha cambiado apreciablemente por miles de millones de años.

"El sol contiene más del 99 por ciento de la materia existente en la actualidad en nuestro sistema solar, así que es una buena idea conocerlo lo mejor", dijo el investigador principal de Génesis Don Burnett, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, California "Si bien resulta más difícil de lo esperado, hemos respondido a algunas preguntas importantes, y como todas las misiones con éxito, genera un montón más".

Fuente: Europa Press


Imagen del impacto de la Génesis contra el suelo tras el fallo del paracaídas.


Quantum opina:

El 8 de agosto de 2001 a las 16:13 UTC fue lanzada al espacio la misión Génesis, ubicándose en el punto Lagrange L1 entre la Tierra y el Sol. La nave viajó a un millón de kilómetros de nuestro planeta, permaneciendo en el referido punto durante 886 días, con la finalidad de recoger muestras de viento solar. A continuación el video de la reentrada a la Tierra de la cápsula que, en su momento, fue falsamente señalado como un ovni por algunos medios:



El 8 de septiembre de 2004, la nave lanzó una cápsula con muestras para su reentrada a la Tierra, sin embargo, debido a un defecto de diseño en un sensor, el paracaídas no abrió frenando únicamente por la resistencia del aire, estrellándose a una velocidad de 311 km/h en el desierto de Dugway, a unos 120 km al suroeste de Salt Lake City (Utah). Con el impacto, muchos de los colectores de muestras fueron contaminados, pero gracias a un proceso de aislamiento se lograron recuperar muestras útiles, y en abril de 2005 empezaron a cumplirse algunos de los objetivos de la misión. Fue el primer material recogido más allá de la Luna que pudo regresar a la Tierra.

Temas relacionados:

- ¿Qué encontraron en el interior de la sonda "Hayabusa"?
- Chandrayaan-1 pudo haber detectado materia orgánica en la Luna
- Puntos Lagrange: zonas neutrales de influencia gravitacional
- Punto "L2", lugar perfecto para telescopio James Webb (JWST)
- Minería espacial: Descubren Uranio en la Luna



0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.