11 febrero 2010

Biólogos temen estemos inmersos en la sexta extinción masiva del planeta




votar


La Tierra ha sufrido cinco periodos de grandes desapariciones de especies y los científicos temen que estemos inmersos en la sexta extinción planetaria. El ser humano necesitaría dos planetas en 2030 para cubrir sus necesidades si el consumo de recursos continúa al ritmo actual. La Tierra pierde anualmente entre 10.000 y 50.000 variedades de flora y fauna. Y los científicos vaticinan que estamos inmersos en una gran extinción a nivel planetario. Las extinciones masivas previas ocurrieron debido a causas naturales, sin embargo la extinción masiva actual es causada por nosotros mismos, los humanos.

La extinción masiva más conocida tuvo lugar hace 65 millones de años, que provocó la desaparición de los dinosaurios. Las otras tuvieron lugar hace 440 millones de años, 367 millones, 208 millones y 10 millones de años. La más grave ocurrió hace 245 millones de años, ya que provocó la desaparición del 95% de todas las especies animales, por lo que es considerada la peor de toda la historia de nuestro planeta.

Todas estas extinciones fueron provocadas por causas naturales, ya sean erupciones volcánicas, colisiones de meteoritos o cambios climáticos, pero la naturaleza necesitó 10 millones de años para recuperar el equilibrio biológico perdido por la desaparición de las diferentes especies.

Hoy los biólogos están de acuerdo en que la presente extinción masiva de especies puede ser la más severa de los últimos 50 millones de años, a pesar de que todavía no se conoce el número total de especies de nuestro hábitat, estimado en 10 millones. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, una cuarta parte de las especies de mamíferos puede desaparecer en las próximas décadas, así como el 12% de las especies de aves.

La Tierra está perdiendo alrededor de 30,000 especies por año , es decir tres especies cada hora.

Respecto a los 1.130 mamíferos amenazados, el 23% se encuentra en una posición delicada debido a una rápida reducción demográfica o a la desaparición de sus respectivos hábitats. Estas especies difícilmente sobrevivirán diez años más, al igual que el 12% de las 1.194 especies amenazadas de aves. La mayor amenaza actual para la vida procede de la degradación de los hábitats, que afecta el 90% de las especies más sensibles que viven en nuestro planeta.

Cuando desarrollamos la agricultura, hace 11.000 años, en todo el mundo había únicamente seis millones de personas, pero el crecimiento demográfico ha llevado en la actualidad a replegar la cubierta forestal del planeta en 16 millones de hectáreas, particularmente en los bosques forestales donde el nivel de diversidad biológica es más alto. Los pantanos más ricos en especies también se han reducido a la mitad durante el siglo veinte.

En virtud de ésta u otras causas, cada año desaparecen miles de especies de nuestro planeta, desde pequeños microorganismos a enormes mamíferos, sin que de muchos de ellos hayamos sabido siquiera de su existencia. El nivel de extinción alcanzado en la actualidad es entre 1.000 y 10.000 veces más rápido que la velocidad media de los últimos 60 millones de años, durante los cuales el crecimiento de las nuevas especies ha sido más rápido que la desaparición de otras formas de vida, proceso que se ha invertido.

En la actualidad, sólo el 5% de las especies marinas, el 6% de los reptiles y el 7% de los anfibios han sido estudiados por la ciencia, pero de las especies conocidas, 750 especies marinas, 290 de reptiles y 150 de anfibios están en peligro de extinción. El cambio climático representa otra amenaza para muchas especies de animales y plantas: el 15% de las especies animales y el 37% de las especies de plantas pueden desaparecer hacia 2050 por estos cambios en el clima.

La extinción masiva actual es causada por nosotros mismos, los humanos.


Esta sexta extinción masiva tiene como principal protagonista, sin embargo, a la especie humana, que en su crecimiento recorta las posibilidades biológicas y la diversidad natural. Al mismo tiempo, sin embargo, es la única especie con la capacidad de corregir este impacto humano sobre la naturaleza.

Fuente: Tendencias21

Quantum opina:

Todo parece indicar que la Sexta Extinción vendrá a ser el primer evento global de extinción (documentado) que tiene una causa biótica en vez de una causa física. Hace sesenta y cinco millones de años, un impacto extraterreno de gran poder explosivo que provocó, en las partes bajas de la atmósfera, la acumulación de grandes inyecciones de polvo que hicieron bajar rápidamente las temperaturas a nivel global, haciendo que procesos, como la fotosíntesis fuera afectada severamente, causando alteraciones significativas a los ecosistemas terrestres. Esto es precisamente lo que hemos estado haciendo en el planeta: Estamos causando tremendos cambios físicos que afectan directamente nuestra existencia.

El primer periodo sucedió hace 440 millones de años, cuando el 65% de todas las especies desaparecieron por glaciaciones y el recalentamiento. El segundo, hace 380 millones de años, como consecuencia del enfriamiento global originado por la caída de varios asteroides. El tercero, por movimientos de las placas tectónicas hace 350 años. El cuarto ocurrió hace 200 millones de años por la abertura del océano Atlántico; y el quinto se remonta a hace 65 millones de años, cuando el impacto de un asteroide o cometa provocó la desaparición de los dinosaurios.

Desde el año 1993, el biólogo de Harvard E. O. Wilson estimó que la Tierra está perdiendo alrededor de 30,000 especies por año , lo cual se traduce a la estadística aún más espeluznante de tres especies cada hora. Algunos biólogos han comenzado a pensar que esta crisis de la biodiversidad (esta “Sexta Extinción”) es aún más severa y más inminente que lo que Wilson supuso.

Temas relacionados:

http://quamtum.blogspot.com/2009/10/estudios-indican-hemos-sobrepasado-el.html
http://quamtum.blogspot.com/2009/10/la-tierra-se-acerca-al-maximo-de.html



0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.