10 marzo 2011

Marc G. Millis nos cuenta cómo llegar más allá del sistema solar




votar


El científico de la agencia espacial estadounidense NASA especializado en cohetes espaciales, Marc G. Millis, sabe qué se necesita para viajar más allá del sistema solar. Aquí nos cuenta qué tecnología nos ayudaría a alcanzar dicho objetivo.

¿Qué sustituirá al cohete espacial?

Una posibilidad es algo que lo llamo impulso "Bias". Para dar una idea aproximada de cómo funciona hay que llenar el fregadero con agua limpia y poner en ella algo que flote. Si pones justo detrás del bote una pequeña gota de detergente verás que se aleja rápidamente.

El bote es análogo a una nave espacial. No cuenta con propulsión, lo que hicimos fue cambiar el agua. En otras palabras, más que contar con un vehículo que tiene un motor dentro de él, se cambian las propiedades locales del espacio que lo rodea, lo que reacciona contra el vehículo y lo impulsa hacia delante.
¿Cuál sería la mejor manera de enviar una misión destinada a colonizar Marte? ¿Cuánto costaría llegar hasta allí?

Es una cuestión debatible, pero tres meses es una media razonable. Eso sería probablemente utilizando alguna forma de propulsión nuclear. A pesar de las fuertes imágenes negativas que asociamos con esta energía, cuando se trata de un vuelo espacial a lugares como Marte y más allá, la energía nuclear es prometedora debido a su densidad energética.

Aunque sería más bien un tipo de mezcla entre energía nuclear, cohetes químicos y propulsión eléctrica, utilizando materiales como xenón y propulsores de iones (un método de propulsión eléctrica especialmente adecuado para exploraciones espaciales lejanas que aprovecha la energía de las partículas cargadas negativamente).

No hay un único método que sea el mejor, porque hay tantas formas posibles en las que llevar a cabo una misión. Si enviáramos vehículos automáticos, sin pilotar, realizamos una colonización de vehículos no tripulados en primer lugar, no nos importaría si tardan uno o dos años en llegar allí, de forma que tendrían un sistema de propulsión diferente que si envías una tripulación humana.

Un vuelo espacial a lugares como Marte requiere de gran energía.


¿Cuál sería la forma más rápida de visitar estrellas cercanas?

Si estamos hablando de la manera más rápida en la que podemos empezar, probablemente consideraríamos las velas solares, que aprovechan la luz como propulsión.

Pero entonces el principal problema es algo llamado "postulado de la obsolescencia incesante", según lo cual no importa qué sonda se envía ahora porque una sonda más moderna la sobrepasará en el futuro y llegará al destino antes.

¿Ayuda la ciencia ficción en su trabajo?

Las historias me ayudan a concentrarme en qué es lo que quiero realmente lograr.

Robert Forward, un famoso ingeniero aeroespacial y autor de ciencia ficción, dijo que su escritura le ayudó a resolver los problemas técnicos de las velas solares. Él usaba los escenarios que describía para identificar los temas más importantes.

Puede ser una herramienta de reflexión y una forma de centrarse en los problemas que necesitan solución.

¿La guerra de las Galaxias o o Star Trek?

Yo era un gran fan de Star Trek cuando era niño y eso inspiró la mayor parte de mi forma de concebir la ciencia ficción. Me encantaba la forma en que expandía mi mente. Yo solía pensar que era la educación, no en el sentido de la información, sino en el sentido de agrandar la mente.

Marc G. Millis sugiere que dentro de unos 200 años la humanidad estará en capacidad de crear una nave espacial interestelar.


¿Todavía disfrutar de la ciencia ficción ahora?

Fuí a ver la última película de Star Trek y Avatar, pero no es lo mismo que cuando era un niño. Ahora estoy más interesado en si la tecnología parece real.

Ha habido muy poco de ciencia ficción recientemente y eso me a llevado a pensar profundamente sobre cómo debería hacerse algo. No ha habido realmente nada más allá de la velocidad del warp drive y el hiperespacio en las décadas en que han existido. Me encantaría algo que obligara a mi cerebro a estirarse, como ocurría antes.

Cuándo los viajes de "Warp Drive" e "Hyper Space" se muestran en las películas, las estrellas convergen todas en un mismo punto antes de que la nave se introduzca a través de ellos ¿Es esto lo que significa viajar más rápido que la luz?

Sabemos fehacientemente que si usted empieza en velocidad cero y se aproxima a la velocidad de la luz, comienza a moverse a una velocidad similar a la información que está recibiendo del universo que lo rodea, lo que significa que la información se distorsiona.

Así que vería todas las estrellas y campos de estrellas recogiéndose y dando vueltas en frente de sus ojos. Por encima de la velocidad de la luz probablemente todo se ve negro; para entonces uno ya no es capaz de interactuar con la luz, porque va más rápido que ella. Pero eso es pura especulación.

Unidades de espacio, energía de punto cero y la manipulación del agujero de gusano, son algunos de los temas extrañamente interesantes con los que ha tenido la suerte de trabajar. Pero, ¿alguna vez se aburres de su trabajo?

Ciertamente hay momentos de fascinación y entusiasmo, por lo general cuando estoy en un grupo, debatiendo cosas por diversión.

Pero hay otra parte del trabajo, cuando estoy leyendo informes y pensando en las ideas -pasando por los detalles sangrientos-que es un trabajo duro. ¿Aburrido? No. ¿Frustrado y agotado? Definitivamente.

Fuente: BBC


El diseño de la sonda Dédalo fue el resultado de un estudio de la Sociedad Interplanetaria Británica completado a finales de 1970.


Quantum opina:

Hace muchos años que se realizó un estudio para viajar a una de las estrellas más cercanas de nuestro sistema solar, la estrella Barnard, la cual se encuentra a una distancia de 5.94 años luz (1.82 parsecs), es la cuarta estrella más cercana y el segundo sistema estelar más cercano a nuestro Sol después del sistema trinario de Alfa Centauri. La estrella de Barnard se está acercando a nosotros a la poco común velocidad de 108 kilómetros por segundo, así que cada siglo la distancia disminuye en 0.036 años luz.

La estrella de Barnard, una enana roja que no puede ser vista desde la Tierra sin un potente telescopio, fue escogida como un blanco hipotético del Proyecto Dédalo; un proyecto de los primeros en llevarse a cabo para el envio de naves espaciales interestelares para visitar a las estrellas cercanas. Para el año 11,800 en su punto de máximo acercamiento, se encontrará a tan sólo 3.85 años luz (1.18 parsecs) del Sol. Si fuese colocada en el lugar del Sol, la estrella de Barnard aparecería desde la Tierra como 100 veces más brillante que la Luna llena pero sería una fuente tan débil de calor que nuestra atmósfera se helaría. Parece ser una estrella vieja de disco que se formó antes de que la Galaxia se enriqueciese con elementos pesados y aunque se formó alrededor de hace unos 10 mil millones de años, aún brillará por otros 40 mil millones más antes de enfriarse y convertirse en una enana negra.

Temas relacionados:

- Viajar al espacio envejece
- Posibles formas de viajar hacia el futuro sin envejecer
- Las 10 naves espaciales que podrían ser una realidad
- SpaceShipTwo, la primera nave espacial privada de pasajeros
- La posibilidad de los viajes en el tiempo




0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.