02 octubre 2009

La sonda Messenger y su paso por Mercurio




votar


La nave espacial Messenger de la NASA para la investigación de la superficie de Mercurio y mediciones de su entorno espacial y geoquímica (las palabras Mercury Surface, Space Environment, Geochemistry y Ranging forman el nombre con sus iniciales) pasó cerca de Mercurio por tercera y última vez el pasado 29 de septiembre. La nave cruzó a menos de 142 kilómetros de la superficie rocosa del planeta para obtener un respaldo gravitatorio que le permitirá entrar en órbita de Mercurio en el 2011.

Determinar la composición de la superficie de Mercurio es un objetivo importante en la fase orbital de la misión. La nave espacial ya ha captado imagen de más del 90 por ciento de la superficie del planeta.

“Este sobrevuelo fué nuestro último vistazo de cerca a las regiones ecuatoriales de Mercurio, y es nuestro respaldo gravitatorio planetario final”, dijo Sean Solomon, principal investigador en el Instituto Carnegie en Washington. Aunque estos sobrevuelos permitieron descubrir algunos de los secretos de Mercurio, son los entremeses del plato principal de la misión: la observación de Mercurio desde órbita durante un año entero.

Los cráteres de Mercurio.

Durante este encuentro, se realizaron nuevas mediciones de amplio espectro y alta resolución de la tenue atmósfera de Mercurio y su “cola” planetaria (el arrastre de material que produce el viento del Sol, desde tan cerca).

“Exploraciones de la cola del planeta, similar a la de un cometa, darán importantes pistas sobre los procesos que mantienen la atmósfera y a esta cola”, dijo Noam Izenberg, científico de instrumentos en el Applied Physics Laboratory de la Universidad Johns Hopkins , o APL, en Laurel, Maryland. El espectrómetro de composición de atmósfera y superficie (Mercury Atmospheric and Surface Composition Spectrometer) nos dará una visión de cómo varía la distribución de sodio y de calcio con las condiciones solares y planetarias. Además, se centrará en el norte y el polo sur para hacer observaciones detalladas y buscar varios componentes atmosféricos nuevos.

Mercurio y su “cola” planetaria.

A medida que la nave espacial se aleje, tomará imágenes de alta resolución del hemisferio sur. Los científicos esperan que el sistema de imágenes de la nave tome más de 1.500 imágenes.

Estas imágenes se utilizarán para crear un mosaico que complemente el mosaico de alta resolución del hemisferio norte obtenido durante el segundo sobrevuelo de Mercurio. El primer sobrevuelo de la nave fue en el hemisferio oriental, en enero de 2008, y el segundo sobrevuelo se ocupo del lado occidental en octubre de 2008.

Imagen superior: Mapa de Mercurio. Los cráteres Adget y Cunningham aparecen en las tres imágenes.

Imagen central izq.: esta imagen en falso color de Mercurio, muestra la gran cuenca de impacto Caloris, visible en esta imagen como una gran macha circular de color naranja en el centro de la imagen. El contraste entre de colores entre la superficie de la cuenca Caloris y la de los llanos circundantes indican que la composición de la superficie de Mercurio no es homogénea  y puede variar de una zona a otra. Las manchas de color naranja brillante que se pueden ver en el centro de la cuenca se supone que se deben a fenómenos volcánicos.

Imagen inferior: Esta imagen muestra detalles de la cuenca Caloris, una de las mayores cuencas de impacto en el sistema solar. La cuenca Caloris fue descubierta en 1974 por la astronave Mariner 10, aunque cuando Mariner 10 sobrevoló Mercurio sólo pudo ver la mitad este de la cuenca que estaba iluminada por el Sol. Durante su primer sobrevuelo de mercurio, a 14 de enero de 2008, la nave espacial MESSENGER consiguió tomar una imagen en alta resolución de la zona que faltaba, la parte oeste de la cuenca. La fotografía es una composición de imágenes de la misión Mariner 10 (parte derecha de la imagen) y las imágenes de MESSENGER (parte izquierda de la imagen).
Créditos Imagen:NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington

“Vamos a recoger imágenes en color y alta resolución de los objetivos de interés científico que hemos identificado en el segundo sobrevuelo”, dijo Ralph McNutt, científico del proyecto en el APL”. “Al mismo tiempo, el espectrómetro también realizará mediciones de los objetivos”.

Dos maniobras de la nave mejorarán la capacidad del espectrómetro de neutrones de la nave espacial para detectar neutrones de baja energía que indican la abundancia de hierro y titanio sobre la superficie de Mercurio. Estos dos elementos absorben neutrones y son esenciales para la comprensión de cómo se formaron el planeta y su corteza. Una combinación de mediciones de día y de noche permitirá a los científicos poner a prueba la influencia que tiene la temperatura de la superficie del planeta en la población de neutrones. Los datos son importantes para la interpretación de las mediciones que se efectuarán después la sonda cuando esté en órbita alrededor de Mercurio.

Trayectoria de Messenger

La nave ha completado casi tres cuartas partes de sus casi 8 millones de kilómetros de viaje antes de entrar en órbita alrededor de Mercurio. El viaje incluye más de 15 vueltas alrededor del Sol. Además de sobrevolar Mercurio, la nave espacial sobrevoló la Tierra en agosto de 2005 y a Venus en octubre de 2006 y junio de 2007.

El proyecto es el séptimo en el programa de bajo costo Discovery de la NASA, enfocado en misiones espaciales científicas. La nave fue diseñada y construida por el APL. La misión también es administrada y operado por APL del Directorio de Ciencia Espacial de la NASA en Washington.

Fuente: NASA.


1 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡Excelente Blog!!..pasé por aquí buscando algo acerca de Mercurio y me encontré con esta publicación.
¡¡Felicitaciones!!y gracias.

Cèsar...de Talcahuano CHILE.

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.