06 abril 2009

El Sol muestra su cara muerta




votar


El Sol lleva dos años sin producir manchas solares generando el nivel más bajo del ciclo de manchas solares detectables del último siglo. Esta es la conclusión de un estudio de la NASA que refleja que en lo que va de año "no se ha producido este fenómeno en 78 de los 90 días transcurridos". Las mediciones certifican que "en el 87% del 2009 no se ha registrado actividad solar". Esto es un punto de discusión para los científicos que se dan cita estos días en la Conferencia Solar Internacional en la Universidad de Montana. Aproximadamente cien científicos de Europa, Asia, África y América se han reunido para hablar sobre la “variabilidad solar, el clima en la Tierra y el medioambiente espacial”.
Los periodos de inactividad solar son frecuentes, dicen los científicos, pero éste está siendo demasiado largo. “Parece estar muerto“, dice Saku Tsuneta, de la misión Hinode, “pero esto es una pequeña preocupación solamente, muy pequeña“.
La misión Hinode es un proyecto japonés que cuenta con los apoyos de EEUU y el Reino Unido. Consiste en un satélite provisto de tres telescopios que muestra los cambios en la superficie del Sol a través de su atmósfera. El satélite órbita a unos 500 kilómetros sobre la superficie del Sol y proporciona una ininterrumpida vista del Sol durante algunos meses del año.
Los científicos dejan claro que ellos no son como los meteorólogos. No pueden predecir el futuro, sólo tienen la capacidad de observar, y han observado que este periodo de inactividad es demasiado largo, más de lo normal. Hace cuatro siglos, entre 1650 a 1700, el Sol estuvo 50 años sin producir manchas solares, justo cuando en la Tierra se produjo una pequeña “edad de hielo” que duró entre el siglo XV y mediados del XIX. Tsuneta dice no tener ni idea de cuando volverá a estar activo el Sol, pero los científicos asociados a la misión Hinode esperan que recupere su máxima actividad. Se han instalado nuevas estaciones receptoras de las señales del Hinode en la India, Noruega, Alaska y el Polo Sur. Todo esto requiere una cooperación internacional. “Ningún país tiene capacidad para hacer esto por su cuenta”, dice Tsuneta. La misión Hinode está realizada por cuatro países, tres agencias espaciales y once organizaciones que trabajan conjuntamente desde septiembre de 2006. Entre los colaboradores figura Loren Acton, profesor de investigación y antiguo compañero de Tsuneta. A sus 72 años, Acton sigue entusiasmado por nuestra estrella y los nuevos misterios que entraña. De hecho, dice desear seguir en la cresta de la ola dentro de 20 años.

La cantidad de manchas se ha reducido de forma considerable.

Según los expertos, para encontrar un año con soles "totalmente limpios" hay que remontarse a 1913, en el que se sucedieron 311 días "impecables". A tenor de estos datos, consideran que "el ciclo solar tocó fondo el año pasado" (en 2008 no se detectó su presencia en el 73% del año). "Éste es el Sol más calmado del último siglo", afirmó el meteorólogo de la NASA, David Hathaway, quien explicó que ya que las manchas son un claro reflejo de la actividad solar, "su ausencia determina este periodo de inactividad". En el año 1800, el astrónomo alemán Heinrich Schwabe descubrió que estos soles "tranquilos" aparecen cada once años, como parte del ciclo natural de la estrella. De este modo, demostró que las manchas eran "islas de magnetismo del tamaño de planetas situadas en su superficie" y que actuaban a modo de "bengalas", proyectando "una intensa radiación UVA" (ultravioleta A, o de onda larga).

El Sol antes de entrar en su letargo

El Sol actualmente

Por otra parte, datos recogidos por la nave Ulysses revelan la caída del 20% de la presión del viento solar desde mediados de la década de 1990. Asimismo, otros análisis de la agencia espacial detectan una reducción del 0,02% del brillo solar, mientras que los rayos UVA aumentaron un 6%. Estos cambios "no parecen estar relacionados con el cambio climático", según los investigadores. "Desde que comenzó la era espacial en 1950, la actividad solar ha sido generalmente alta, ya que cinco de los diez ciclos más intensos han tenido lugar en los últimos 50 años, pero no estamos acostumbrados a estos niveles tan bajos", destacó Hathaway.
Finalmente, el estudio concluye que la tecnología moderna "no puede predecir siempre lo que pasará" y "nadie parece ser capaz de desentrañar los misterios del ciclo de las manchas solares". Así, recuerda que las hipótesis que una docena de científicos solares tienen sobre este ciclo "se contraponen".
Dana Longcope, física solar, explica que nuestra estrella opera normalmente siguiendo un ciclo de 11 años, donde la máxima actividad se da a mediados del ciclo. Por ende, la mínima actividad se da en los cambios de ciclo. Esta actividad la componen las manchas solares, las erupciones y las ‘llamas’ solares. El anterior ciclo alcanzó su cenit en 2001 y se cree que debe estar acabándose ya. El próximo pico de actividad se daría en 2012. Sin embargo, el Sol está tan inactivo como hace dos años, y los científicos no saben por qué.

“Es una cara muerta”, dice Saku Tsuneta refiriéndose a la apariencia de nuestra estrella.

Fuente: ScienceDialy



0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.