17 abril 2009

Mensajes al espacio ¿para quién?




votar


Desde los inicios de la exploración espacial la humanidad ha tenido el deseo de poder comunicarse con las estrellas, enviando mensajes al espacio buscando encontrar algo o alguien quien las reciba. Aunque parezca ilusorio las primeras sondas en surcar el espacio llevaban consigo un mensaje plasmado en placas de oro, plata y cobre.

Las Pioneer fueron dos sondas espaciales estadounidense lanzadas el 3 de marzo de 1972, siendo la Pioneer 10 la primera sonda que atravesó el cinturón de asteroides y que llegó hasta el planeta Júpiter, el objetivo principal de su misión. En junio del año 1983 se convirtió en el primer objeto fabricado por el ser humano que escapó del Sistema Solar al atravesar la órbita de Neptuno, en aquel momento el planeta más distante del Sol dada la excentricidad de la órbita de Plutón. El paso por Júpiter en 1973 proporcionó las mejores imágenes hasta la fecha de la atmósfera del planeta permitiendo obtener información de la temperatura de la atmósfera y de la altura en la que se encuentran las nubes superiores de Júpiter. También estudió los cinturones de radiación del planeta, y el fuerte campo magnético del planeta, de intensidad muy superior al que se esperaba.

.

Placa colocada en la Pioneer 10
.
La Pioneer 11 llegó a Saturno el 1 de septiembre de 1979, tomando las primeras fotografías a corta distancia del planeta, donde pudo descubrir dos nuevos satélites y anillos adicionales. Después de su encuentro con Saturno, prosiguió su ruta hacia el exterior del Sistema Solar, estudiando las partículas energéticas del viento solar. Después de las investigaciones de Júpiter y Saturno, ambas Pioneers se dedicaron a tomar datos sobre el medio interplanetario mientras se alejaban cada vez más del Sol. La Pioneer 10 sigue una trayectoria de escape que la aleja del Sol en la dirección de la cola magnética de nuestra estrella, siendo su dirección única, ya que tanto su compañera Pioneer 11 como las Voyager 1 y 2 se desplazan en sentido opuesto, hacia el frente de choque de la heliosfera. Las Pioneers son también famosas por contener una placa inscrita con un mensaje simbólico informando a una posible civilización extraterrestre, que pudiese interceptar la sonda, sobre el ser humano y su lugar de procedencia, la Tierra, una especie de "mensaje en una botella" interestelar. Esta placa fue fabricada de oro debido a que este elemento tiene unas propiedades que permiten una mínima corrosión. Esta misma idea se utilizó posteriormente con las sondas Voyager, usándose en este caso un disco en vez de una placa.
.

Diagrama inscrito en la superficie de la placa
.
En ella aparece:
* A la derecha, la imagen de la sonda con el único fin de dar proporción a las dos figuras humanas dibujadas delante, una femenina y otra masculina.
* A la izquierda, un haz de líneas que parten radialmente de un mismo punto. Ese punto es el planeta Tierra, las líneas indican la dirección de los púlsares más significativos cercanos a nuestro sistema solar y en cada uno, en sistema de numeración binario, la secuencia de pulsos de cada uno. Este apartado constituye nuestra "dirección" en el universo. Una civilización técnicamente avanzada, con conocimiento de los púlsares, podría interpretar la placa.
* En la parte inferior se representa un esquema del sistema solar, con los planetas ordenados según su distancia al Sol y con una indicación de la ruta inicial de la Pioneer 10.
* Arriba del todo, a la izquierda, se muestra, también con indicaciones en sistema binario, el spin de una molécula Hidrógeno, el elemento más común en el universo.
La placa en sí fue diseñada y popularizada por el astrónomo estadounidense y divulgador científico Carl Sagan y el también astrónomo estadounidense Frank Drake. Esta placa no estubo fuera de polémicas, debido al carácter machista en que se presentan las dos figuras humanas: "el convencional paradigma occidental de que solo el hombre saluda, y solo él puede portar el carácter sexual (el pene), mientras que la mujer nunca saluda antes del masculino, ni tiene vulva" fueron la justificación de estos cuestionamientos. Paradojicamente, los dibujos fueron hechos por Linda Salzman esposa de Carl Sagan.
.
Ubicación del disco en la sonda Voyager
.
La sonda Voyager 2 fue lanzada el 20 de agosto de 1977 y la Voyager 1 el 5 de septiembre de 1977, en principio fueron creadas para explorar los planetas externos, Júpiter, Saturno, Neptuno y Urano. Adosado a cada Voyager hay un disco de cobre, plata y oro, que contiene imágenes y sonidos que representan las culturas humanas y la vida en la Tierra. El material grabado fue seleccionado por una comisión dirigida por el fallecido Carl Sagan. Unos sencillos diagramas en la cubierta representan simbólicamente el origen de la nave y dan instrucciones para reproducir el disco. El disco se diseñó con el objetivo de dar a conocer la existencia de vida en la Tierra a alguna posible forma de vida extraterrestre inteligente que lo encontrase, y que además tenga la capacidad de poder leer, entender y descifrar el disco. El contenido de la grabación fue seleccionado por la NASA y por un comité presidido por Carl Sagan de la Universidad Cornell.
.
Explicación de las inscripciones del disco
.
En diciembre de 2004, la Voyager 1 comenzó a alcanzar la frontera final del sistema solar llamada la heliopausa. Este área turbulenta que está aproximadamente a 14.000 millones de kilómetros de nuestro Sol, es donde es el viento solar frena y choca con el tenue gas que se encuentra en el espacio entre las estrellas. La Voyager 2 pudo alcanzar esta frontera a finales de 2007, poniendo a las dos sondas en su paso final al espacio interestelar.


Vista del disco de oro enviado en la sonda Voyager

La sonda Voyager 1 es actualmente el objeto más lejano hecho por el hombre, a una distancia del Sol de aproximadamente 15.600 millones de kilómetros . La Voyager 2 está a 12.500 millones de kilómetros. Se espera que las Voyager permanezcan plenamente operativas hasta alrededor de 2020, cuando la energía nuclear de que disponen será ya insuficiente para mantener en funcionamiento los instrumentos a bordo. La comunicación con la Tierra se realiza a través de la red de espacio profundo de la NASA mediante un sistema de antenas alrededor del mundo.Las sondas están tan distantes que los comandos de la Tierra viajando a la velocidad de la luz, tardan 14 horas en alcanzar a la Voyager 1.

Por Juan Carlos Jiménez




1 comentarios:

Anónimo dijo...

donde puedo descargar el disco

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.