15 enero 2009

Debilidad de los rayos del Sol afectarían astronautas en viaje a la Luna en 2020




votar


La capacidad del Sol de proteger al Sistema Solar de rayos cósmicos perjudiciales podría fallar a comienzos de 2020, justo a tiempo para amenazar la salud de los astronautas de la NASA mientras regresan a la Luna. Además del ciclo de 11 años de manchas y llamaradas solares, la actividad del Sol experimenta ciclos de largo plazo y que duran varias décadas. El Sol está actualmente en un máximo de largo plazo, después de estar relativamente activo durante casi un siglo, pero no se sabe cuándo terminará.
Para averiguarlo, un equipo liderado por Jose Abreu del Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuática en Duebendorf, analizó 66 máximos de largo plazo de los 10.000 años anteriores, como están registrados en fluctuantes niveles de isótopos raros como el berilio-10, en los núcleos de hielo de Groenlandia. Estos isótopos son producidos cuando los rayos cósmicos rompen los núcleos de los átomos de oxígeno y de nitrógeno en la atmósfera terrestre. La producción de estos isótopos alcanza el máximo cuando el Sol está inactivo, de modo que el viento solar más débil permite entrar más rayos cósmicos en el Sistema Solar, que golpean a la Tierra.
Los registros de la luminosidad del Sol durante el Siglo XX muestran que se vuelve ligeramente más débil cuando está menos activo, entonces, ¿podría ayudar una reducción de la actividad a largo plazo compensar el calentamiento global? No tenemos esa suerte, dice Nigel Weiss de la Universidad de Cambridge, que es miembro del equipo de Abreu. Mientras hay una correspondencia no exacta entre un período de actividad muy baja desde 1645 hasta 1715, y la mitad de un período de temperaturas globales medias más bajas duró desde fines del Siglo XVI hasta mediados del XIX -llevando a algunos a sugerir un vínculo causal-, esta correlación podría ser una coincidencia, dice Weiss.
.
.
Weiss también señala que la luminosidad del Sol sólo cambia ligeramente con variaciones en su actividad. Si el Sol se atenúa ligeramente en las próximas décadas, dice, sólo reduciría el calentamiento esperado debido al cambio climático inducido por el humano en 0,1° C. "Podría sentirse, pero sería un parpadeo en vez de un cambio importante", dice. "No es nada [comparado] con el calentamiento global que ahora está siendo producido al bombear gases de invernadero en la atmósfera".

Probablemente los más afectados sean los astronautas. Más allá del campo magnético protector de la Tierra, su exposición a los rayos cósmicos incrementados por permitir su entrada en el Sistema Solar por un viento solar más débil, podría causar cáncer y pérdida de fertilidad. Un beneficio para los astronautas sería una disminución en la cantidad de llamaradas solares.
David Hathaway, del Centro de Vuelos Espaciales Marshall en Huntsville, Alabama, de la NASA, dice que las pruebas según los periodos de calma anteriores son fuertes, pero es escéptico sobre el intento del equipo de predecir la llegada del próximo. "Es un poco de como tratar de predecir cuándo terminará la racha ganadora de alguien", dice. "Sabemos que ocurrirá, pero los pronósticos confiables son prácticamente imposibles".
Fuente: http://www.newscientist.com/article/mg20126903.700-danger-ahead-as-the-sun-goes-quiet.html?DCMP=OTC-rss&nsref=online-news


0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.