18 enero 2009

Rocas demuestran extraterrestres evitaron catástrofe en Tunguska




votar


Aquel 30 de junio de 1908, el fenómeno de Tunguska, llamado así por el río en cuya cuenca se produjo, causó una potente explosión equivalente a 500 bombas atómicas como la de Hiroshima, con una onda expansiva que arrasó 2.200 kilómetros cuadrados de bosques.
Aquella explosión abrió uno de los grandes enigmas del siglo pasado que todavía suscita apasionadas discusiones de los científicos, aunque la versión más difundida señala que la Tierra fue alcanzada por un asteroide o un fragmento de un cometa.

El fenómeno de Tunguska alentó más de 30 hipótesis y teorías de lo ocurrido. Las más exóticas hablan de la catástrofe de una nave extraterrestre, de un meteorito hecho de antimateria e incluso de un pequeño agujero negro que habría atravesado la Tierra.

La falta de cráter en el epicentro de la catástrofe, el hecho de que ninguna de la más de 200 expediciones hallase un solo fragmento del cuerpo celeste y la posición de los árboles, caídos al exterior del enorme círculo de 60 kilómetros y que quedaron en pie en su centro, demostró que la explosión se produjo sobre la superficie terrestre.

Los más de mil especialistas del Observatorio de Irkutsk, que observaron la caída del cuerpo celeste sobre la taiga siberiana dejaron evidencia de las sorprendentes "maniobras" que realizaba el bólido a lo largo de su trayectoria, como si estuviera pilotado.

Varios años después un científico de Siberia organizó una expedición al lugar del accidente. Ellos encontraron unas extrañas placas de cuarzo. El Sr Lavbin dice que ese tipo de rocas no existe en la Tierra. El científico también se refirió a los experimentos con los cristales que se formaron: trató de realizar una impresión con láser en las piedras, y se sorprendieron al darse cuenta de que el láser (capaz de cortar en pedazos el metal) fue capaz de realizar sólo unas debiles líneas. Las piedras encontradas presentan diferentes líneas y círculos en ellos.



Estas piedras presentan a ambos lados extraños dibujos. No tenemos la tecnología que puede imprimir diseños en estas piedras acristaladas. También se encontró que el silicio de hierro no puede ser terrestre "se producen en otros lugares en el espacio", dice el científico.
La teoría particular de Yuri Labvin, quien dirigió esta última expedición, apunta a que el fenómeno fue originado por una nave interplanetaria extraterrestre que salvó a la Tierra de una catástrofe al destruir o desviar un cuerpo espacial que se dirigía hacia ella.

Los extraterrestres derribaron el meteorito de Tunguska para proteger nuestro planeta de la destrucción, dice el científico ruso Yuri Lavbin. Mostró 10 cristales de cuarzo encontrados en el lugar de impacto del meteorito. Diferentes cristales petreos presentan marcas de un impacto anterior a su destrucción.

En 1908 pensamos que el ovni destruyo el meteorito de mil millones de toneladas. Si el meteorito hubiera caído en la Tierra, hubiera habido un gran cataclismo en la misma.
Los extraterrestres intervinieron y posiblemente perdieron sus vidas para salvar a nuestra tierra. Se encontro un extraño retrato de una persona en una de las piedras que prueba esta hipótesis. Será tal vez la del conductor que pagó con su vida y salvo nuestro futuro.





0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.