30 diciembre 2008

Astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS en sus siglas en inglés) preparan celebración 2009




votar


La Estación Espacial Internacional se convertirá el próximo 31 de diciembre en una "máquina de tiempo" que permitirá a su tripulación ruso-estadounidense recibir 16 veces el Año Nuevo a casi 400 kilómetros de altura sobre la Tierra.

"Los cosmonautas recibirán el Año Nuevo dieciséis veces. Tantas veces cruzarán la barrera de tiempo entre 2008 y 2009", ha anunciado Alexandr Kiréyev, jefe del grupo de coordinación balística del Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia.
Según ha explicado el experto, el cambio de fechas en la Tierra avanza de Oriente a Occidente, mientras que la plataforma orbital vuela en dirección contraria y da 16 vueltas al planeta cada 24 horas. Durante cada vuelta, que dura aproximadamente una hora y media, la Estación Espacial atraviesa todos los husos horarios adonde ya ha llegado el nuevo día y "regresa" a otros, donde aún es la fecha anterior.

Sólo dos celebraciones
De esta forma, la misión permanente número 18 del laboratorio orbital, integrada por el cosmonauta ruso Yuri Lonchakov y sus colegas de la NASA Michael Fincke y Sandra Magnus, asomará dieciséis veces al año 2009 y volverá quince veces al 2008.

Sin embargo, ha aclarado Kiréyev, los astronautas no acostumbran a celebrar el Año Nuevo tantas veces y lo más probable es que se limiten a festejar dos cambios de año, según las horas correspondientes a sus respectivos países.

Sin champaña
A diferencia de la antigua estación soviética y rusa MIR, donde los cosmonautas solían celebrar el Año Nuevo con un trago de coñac llevado de contrabando al espacio, en la ISS rige la ley seca, y los tripulantes brindan con alguna bebida gaseosa.

Eso sí, Lonchakov, Fincke y Magnus podrán disfrutar algunos otros "manjares terrenales", llevados al espacio por el carguero ruso Progress M-01M, que se acopló a la ISS el pasado 30 de noviembre con 2,5 toneladas de reservas de agua, combustible, oxígeno, alimentos y equipos científicos, además de objetos personales y regalos de familiares y amigos de la tripulación.

Hace un año el cosmonauta ruso Yuri Malenchenko y los astronautas Peggy Whitson y Daniel Tani celebraron el Año Nuevo degustando mandarinas, limones, pomelos y otros cítricos, manzanas, miel de tilo, frutos secos, caramelos y chocolate, y acompañaron sus comidas con ajo y cebolla.
Pero los manjares no serán la única sorpresa para los astronautas. El próximo lunes en la sede del Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia se personará nada menos que el Ded Moroz (Abuelo Frío), el hermano ruso de Papá Noel y Santa Claus, para felicitar por vía satélite a los tres inquilinos de la ISS.


0 comentarios:

Website reputation

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.